El ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Sergio Massa, aseguró hoy que desde el Gobierno nacional "vamos a ser duros con quienes hicieron la avivada de afanarle reservas al Banco Central"a través de la sobrefacturación de importaciones, además de maniobras de triangulación para eludir o evadir impuestos.

Al hablar en el cierre del evento organizado por el Consejo de las Américas, Massa sostuvo que "es importante defender los dólares para la producción y el abastecimiento de productos, pero a la vez hay que desnudar a aquellos que usaron la competitividad cambiaria para enriquecerse de manera inapropiada".

Como ejemplos de la sobrefacturación de importaciones, el funcionaro se refirió a un "proveedor de servicios muy importante" de Vaca Muerta y a dos operaciones que se hicieron para importar toallas y máquinas tragamonedas. "A ellos vamos a denunciar por lavado de dinero en los Estados Unidos. Y creo que a los empresarios que obtuvieron cautelares para importar a lo mejor les duele más perder la visa para ir de vacaciones a Estados Unidos", planteó el jefe del Palacio de Hacienda.

Empleo y niveles de ingreso

 

En otra parte de su alocución, Massa anunció que este viernes se publicará un decreto que permitirá transformar los panes sociales en empleo; 200.000 beneficiarios pasarán al mercado laboral durante 2023.

También informó que se está trabajando en implementar "dos sistemas de refuerzos" para trabajadores formales y para los sectores de indigencia y que, en ese sentido, las asignaciones familiares "sirvan como refuerzo e ingreso adicional".

 

Posteriormente, reconoció que "estamos en deuda con los niveles de ingreso, de pobreza. Se necesita una mejora en la distribución del ingreso y políticas más firmes en la lucha contra la pobreza y la indigencia". Sin embargo, anticipó que el desempleo bajó a "niveles inesperados" del 6,7%, lo cual muestra que el mercado del trabajo "se está recuperando".

En esa linea de aspectos positivos, indicó que hay "niveles de consumo en algunas regiones del país y de producción y aumento de capacidad instalada que llegan a niveles que hace dos años en medio de la pandemia no imaginábamos".

Recortes en el Estado y reducción de subsidios

 

Al referirse al congelamiento de la planta de empleados de la administración nacional, puntualizó que "no solo alcanza al sector público centralizado, sino también a cada una de las empresas del Estado, como se conocerá en las próximas horas a través de una decisión administrativa". Agregó que "eso también viene acompañado con recortes en gastos superfluos y en viajes".

En cuanto a las tarifas de luz y gas, el ministro destacó la decisión de "cambiar el régimen de distribución de subsidios a la energía, porque quien más consumía, más subsidios recibía".

Tras subrayar que "ahora, casi cuatro millones de argentinos renunciaron a tener los subsidios", Massa puntualizó que en agosto se pudieron bajar en casi 1.100 millones de dólares las importaciones de energía.

En ese punto, el funcionario defendió el uso de reservas para pagar importaciones de energía, por entender que así "sostuvimos los niveles de producción y garantizamos el abastecimiento, asumiendo que el Estado tenía que enfrentar esa situación".

Pasando a otros temas, Massa anunció que en los próximos días se van a lanzar oficialmente dos líneas de crédito, una para aumento de capacidad instalada por 400.000 millones de pesos y otra de primera exportación pyme por otros 130.000 millones.

 

Antes de cerrar, el ministro propuso a la oposición "encontrar consensos básicos para el desarrollo de la Argentina. Es fundamental lograr acuerdos de políticas de Estado en aquellos temas que hacen al desarrollo. No hay que tener vergüenza con eso".

Por último, planteó que "la Argentina es un gran país, con enorme cantidad de recursos, pero claramente es un país que no es rico sino con riquezas". Añadió que "transformar esa riqueza en desarrollo de alguna manera depende del trabajo que desde el Estado y el sector privado hagamos cada uno de nosotros".

"Sin estabilidad macroecómica no hay paz social pero sin paz social no hay estabilidad macroeconómica", manifestó el ministro, para añadir que "las tensiones se ven reflejadas en las decisiones que debe tomar el Estado y los privados a la hora de invertir". Por eso, concluyó, la estabilidad macroeconómica "es un trabajo conjunto entre el Estado, los gobernantes, pero también con los actores económicos y sociales de la Argentina".

Ver comentarios