Un cuadro variado a nivel provincial refleja los esfuerzos de cada distrito por reducir el impacto de la suba de tarifas de los servicios públicos en el bolsillo de los consumidores.

Entre las principales provincias, Santa Fe estudia cómo reducir la incidencia de los impuestos mientras Mendoza, en cambio, anticipó que los recortes tributarios propuestos por la Nación ya fueron realizados y en Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti, respaldó el proyecto de ley que presentó ayer el oficialismo en el Senado provincial, para derogar los impuestos internos que gravan las tarifas de los servicios públicos.

Esto “ratifica que Córdoba está en la dirección correcta”, afirmó Schiaretti, quien además recordó que el Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Provincia (ERSeP) “ya instrumentó el cambio en el modelo de facturación de los servicios, eliminando el cobro de ítems que no correspondan con la prestación de esos servicios”.

Desde Córdoba anunciaron que fue la “primera provincia” en eliminar gravámenes impositivos como el del Fuego, y disminuir el de Ingresos Brutos, y sostuvo que está en marcha un plan para que las municipalidades y comunas eliminen las tasas de las facturas.

Schiaretti puntualizó que en su provincia “pone un fondo de 500 millones de pesos para que las familias que no tienen gas natural, y que hoy pagan entre 1.000 y 1.500 pesos más que las que las que tienen -porque consumen en tubo o en garrafa-, puedan beneficiarse accediendo al gas natural".

Entre las otras provincias, Formosa no definió aún el criterio a seguir, y advirtió que el precio de la energía en el distrito es “uno de las más bajos del país” y la Ciudad de Buenos Aires afirmó que prácticamente no tiene tarifas de servicios públicos acopladas a las propias, y optó por el reparto gratuito de lámparas led.

En Santa Fe la Empresa Provincial de la Energía (EPE) descarga una carga tributaria sobre el consumo eléctrico de 28,5%, más dos cargos fijos.

Los usuarios pagan el 2% de IVA sobre el consumo eléctrico; 6 puntos de la ley provincial 7.797, que se transfiere a municipios y comunas; y 1,5% de la ley provincial 6.604, destinado al Fondo de Electrificación Rural (FER).

Además, se facturan dos cargos fijos correspondientes a la ley de Energía Renovables ($4,26 bimestrales) y la Cuota de Alumbrado Público ($ 132,13 por bimestre), a lo que se suman tasas municipales en algunas ciudades. 

En Rosario, por ejemplo, los usuarios también abonan el 2,4% correspondiente a dos ordenanzas para control de medidores y como tasa eléctrica; la ciudad de Santa Fe, en tanto, ya anunció la eliminación del cargo del Alumbrado Público.

En Mendoza, voceros del Ministerio de Hacienda provincial  afirmaron que el gravamen del agua es 0%, mientras que la electricidad y el gas no llegan al 4%, piso y meta a las que quieren llegar otras provincias.

Concretamente, precisan, tanto el gas como la luz tributan 3% de Ingresos Brutos aplicado al transporte y la distribución, nivel muy inferior a los topes máximos alentados por la Nación, con lo cual sobre una factura de $ 1.000 el impuesto promedia $ 24, y el objetivo es proseguir la tendencia a la baja hasta eliminar las alícuotas para todos los sectores productivos en los próximos 4 años.

Para paliar la suba de tarifas, no obstante, el gobierno mendocino prevé prorrogar la tarifa social y buscará que el impacto de los incrementos en invierno se pueda distribuir en los meses de menor consumo.
En Formosa, la empresa Recursos y Energía (Refsa) afirma que “si se desglosa el precio del Kwh, que es de $ 2,43, tenemos que el costo de generación eléctrica (establecido por Cammesa a nivel nacional) es de $1,20; el transporte (fijado por el ENRE) es de $ 0,07; la distribución (de la compañía provincial) es de $0,73 y el IVA suma $0,43”.

Así, dicen los funcionarios formoseños, “el costo de distribución representa el 30% del precio final de la energía, mientras que el 70% depende de decisiones nacionales”, y además, remarcan, la provincia tiene un “un costo de distribución menor al de Chaco ($ 0,77) y Corrientes ($ 0,86)”.

En la Ciudad de Buenos Aires, en tanto, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, afirmó que el impacto de la suba tarifaria en el bolsillo “es más fuerte en el cambio de la bombita (de incandescente a Led) que con cualquier impuesto que podamos bajar”.

Por eso anticipó un reparto gratuito de 5 millones de lámparas y precisó que “si una familia cambia todas de la casa, bajaría la cuenta un 15%”.

Larreta aseguró que en Capital Federal “es de los distritos que menos impuestos tenían en los servicios públicos”, y que no hay “ningún tributo específico que se trasladen a la gente en luz, gas y agua”, ya que se decidió este año “bajar Ingresos Brutos de 4% a cero”