En plena tormenta, los últimos días ofrecieron una tregua cambiaria que se vio acompañada por buenas señales que llegaron desde Washington, tanto por el apoyo explícito del presidente de Estados Unidos, Donald Trump al gobierno argentino como por las expectativas favorables de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En este marco, este lunes ofrece tres claves para empezar una semana "movida" tanto desde lo económico como lo político:

Dólar: Después de tres jornadas en baja, la moneda norteamericana comenzó a subir levemente y volvió a ubicarse por encima de los 38 pesos. El viernes último se evitó la intervención del Banco Central para dejar al "verde" entre 37,50 y 39 pesos, franja en la que el Gobierno se mantiene cómodo. Si se puede consolidar este valor del dólar, comenzará a normalizarse la actividad comercial ya que en la última semana no hubo precios de referencia para muchos productos.

Presupuesto: Mañana es un día que marcará la relación entre el Ejecutivo nacional y los gobernadores peronistas. Por la tarde Mauricio Macri va a recibir a la mayoría de los gobernadores del país para cerrar el tan preciado acuerdo por el presupuesto 2019, que se enviaría, si todo sale bien, el viernes al Congreso de la Nación. Por la mañana,se reunió con los jefes provinciales peronistas para darle forma a los últimos reclamos de cambios en al presupuesto. Pero todo hace suponer que se llegará a un acuerdo y el Presidente podría anunciarlo el próximo martes por la noche.

FMI: Si bien el ministro Nicolás Dujovne ya se encuentra en el país, sus equipos técnicos siguen en Washington negociando un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario para recibir los adelantos de dinero correspondientes a 2020 y 2021.

En la Casa Rosada reina el optimismo y se espera que en dos semanas ya se pueda firmar y anunciar el nuevo acuerdo que eliminaría la tan temida posibilidad de un default.


Si el dólar sigue con la tregua, los gobernadores aprueban el presupuesto y se cierra positivamente la negociación con el FMI, septiembre ofrecería una cara positiva para la economía después de un agosto terrible y tormentoso.