La gripe y la neumonía son dos condiciones que aumentan el riesgo de sufrir un infarto agudo de miocardio o un evento cerebrovascular (ACV). "Ambas enfermedades pueden reducirse considerablemente con la incorporación de las vacunas, aunque todavía son bajos los niveles de inmunización, sobre todo en los adultos, pese a que están incluidas en el calendario nacional gratuito y obligatorio para los menores de 2 años, los mayores de 65 y todos aquellos entre 2 y 65 que presenten determinadas comorbilidades".

Así lo afirmó la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), respaldada por una serie de trabajos epidemiológicos que señalan que la infección por el virus de influenza (gripe) y la neumonía causada por la bacteria neumococo triplican el riesgo de padecer un infarto agudo de miocardio durante los 7 a 10 días posteriores a la infección y cuadruplican la posibilidad de tener un ataque cerebrovascular entre los siguientes 15 a 20 días.

Sin embargo, cuando se indaga sobre la conducta de inmunización, las tasas alcanzadas en los mayores de 18 años con enfermedades asociadas distan mucho de las ideales. "Diferentes trabajos refieren tasas del 50% para la vacuna antigripal, menos del 25% para la de la neumonía y apenas 1 de cada 5 personas en ese grupo etario ha recibido ambas inmunizaciones. La evidencia científica es contundente, pero no terminamos de lograr que la comunidad se vacune", afirmó la doctora. María Inés Sosa Liprandi, médica cardióloga del Área Corazón y Mujer y Coordinadora de Áreas de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC).

El virus de influenza (infección de la gripe) y la bacteria responsable de la neumonía (el neumococo) circulan durante todo el año, pero presentan, en nuestro hemisferio sur, un rebrote -o mayor incidencia de su infección- desde abril y hasta comienzos de septiembre.

Toda esta evidencia científica motivó la reciente elaboración de un consenso entre la SAC y la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) sobre vacunación antigripal y antineumocócica en aquellos pacientes con riesgo de padecer complicaciones cardiovasculares ante una infección.

Además de incluir a todas las personas mayores de 65 años, se puso especial énfasis en implementar en forma concreta la inmunización con ambas vacunas en todas aquellas personas menores de 65 años que presenten características de riesgo cardiovascular, ya sea que registren antecedentes de enfermedad cardiovascular o porque tengan factores de riesgo.

Ello incluye la administración de la vacuna antigripal (de manera anual) y la antineumocócica (en esquema secuencial, primero la vacuna conjugada 13-valente y al año la polisacárida 23-valente). Ambas pueden aplicarse juntas y son gratuitas en vacunatorios públicos de todo el país.

El virus de influenza y la bacteria neumococo circulan durante todo el año, pero con mayor incidencia desde abril y hasta comienzos de septiembre.

Al respecto de una posible interacción de las vacunas tradicionales con las indicadas para prevenir la infección y la enfermedad grave contra el coronavirus SARS-Cov-2: "Si bien no existe evidencia al respecto y las recomendaciones están basadas en sugerencias de expertos, con el objetivo de observar la presencia de efectos adversos de ambas vacunas por separado, se recomienda diferir al menos 14 días. Es probable que, en el futuro, si la evidencia y la experiencia nos asisten, puedan ser aplicadas al mismo tiempo", reflexionó el doctor Picco, también coautor del consenso SAC-SADI.

Dada la circulación frecuente de algunas afirmaciones infundadas sobre aspectos referidos a la vacunación, y con el objetivo de aportar claridad con información basada en la evidencia científica, desde SAC desterraron algunos mitos:

  • Mito nº 1: Es mejor enfermarse que vacunarse para obtener inmunidad. Respuesta: "NO"; la inmunidad se puede obtener tanto por la infección como por la vacuna.
  • Mito nº 2: Las vacunas contagian la enfermedad. Respuesta: "NO"; al ser inoculadas en el ser humano, las vacunas no tienen la capacidad de causar la infección. Lo que hacen es activar al sistema inmune para generar defensas.
  • Mito nº 3: Si me vacuno, no me voy a enfermar. Respuesta: "NO"; la intención de la vacunación es disminuir las formas graves de la enfermedad y la mortalidad. 

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos