Si bien ya existían hologramas de historias de personajes, monitores explicando sobre pinturas de diversas épocas o esculturas que iluminan sus salas, ahora la tecnología se alió con el arte y trajo un prototipo que está llamado a ser novedoso e imitado en breve tiempo.

Se trata de "Pepper", un humanoide que hace de guía en el Museo Europeo de Arte Moderno (MEAM) de la ciudad de Barcelona, y enriquece la presencia de los turistas y locales que acuden al establecimiento para asombrarse con las bellezas que existen allí.

La presentación de este robot parecido a C3PO se hizo hace unos días en la ciudad condal, y el director del museo, José Manuel Infiesta, sostuvo que "no se trata de hacer la competencia a los guías humanos habituales, sino que es un elemento complementario que puede estar en el museo todas las horas de visita, y puede generar un interés especial por las piezas que se exhiben en las salas".

¿Qué hace el androide?

La función del robot será explicar anécdotas e historias de un cuadro que permita ver al visitante ver más allá, conocer aspectos de esa pintura o del artista que la realizó, algo que puede generar más interés en esa pieza.

Si una persona acepta los servicios del robot (opcional), él mismo lo guía por la sala y le explica quién y qué hay detrás de esas obras. Lo cierto es que, al principio, los responsables del museo creyeron que el prototipo sería algo que llegara sólo a los niños, sin embargo, esa atracción también captó la atención de los adultos.

Para implementar al robot guía, el MEAM llegó a un acuerdo con la empresa que construyó a "Pepper", Yasyt Robotics, socia de Softbank Robotics y creadora de la aplicación GUIDYT, en la que se basa el prototipo.

En tanto, José Luis Infiesta (primo del director del museo y fundador de Yasyt Robotics) resaltó que "el robot escaneó dos millones de puntos de las salas donde actúa, lo que le permite conocer sus coordenadas en cada momento y acompañar al visitante por las obras que desee".

Otro robot "parecido"

Lo cierto, es que "Pepper" ya existía en cierta forma en Japón hace tiempo, pero sólo se lo había utilizado en otros ámbitos, como el sanitario, el educativo o la venta minorista, pero nunca en el campo del arte.

La interacción entre el robot guía y el visitante se puede hacer a través de la pantalla táctil que el prototipo luce en el pecho o a través de su voz, si bien esta segunda opción por ahora está desactivada por la dificultad de hablar a través de una mascarilla.

Excursión cibernética

Así como existe un guía robot en un museo, hay otro que posee un trabajo similar, como guía de excursiones en un parque temático de dinosaurios en la ciudad alemana de Florstadt. El avanzado dispositivo (llamado “Promobot”) relata a los visitantes todo lo relacionado con las muestras en exposición, y la administración del parque resaltó que el robot acapara la atención de los visitantes de todas las edades y tuvo una gran acogida. Fue creado para cumplir también otras funciones, como asistente comercial, administrador y consultor, pues es capaz de comunicarse con personas y establecer conversaciones sobre diversos temas.