Las tarifas de energía eléctrica en el área metropolitana de Buenos Aires subirán alrededor de un 23%, de acuerdo a los nuevos cuadros tarifarios aprobados por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

El organismo publicó una serie de resoluciones en las que se plasmaron los resultados de la audiencia pública realizada entre el 17 y el 18 de este mes. Allí se deja en claro que los nuevos valores a aplicar regirán desde el 1 de marzo, por lo que recién deberán ser pagados por los consumidores en las liquidaciones posteriores a esa fecha.

El ENRE justificó la decisión en la necesidad de cumplir con la “prestación de los servicios públicos de transporte y distribución de electricidad, en condiciones de seguridad y garantizando el abastecimiento respectivo, así como la continuidad y accesibilidad de dichos servicios públicos esenciales”.

El incremento surge de aplicar un aumento promedio del 17% del Precio del Estabilizado de la Energía determinado por la Secretaria de Energía; otro de 41% en promedio para las empresas transportadoras de energía; y sólo el 4% para las distribuidoras (en el caso del área metropolitana, Edenor y Edesur). Todas ellas impactan de manera parcial en el precio final que pagan los usuarios.

 

 

El valor promedio del kilowatt/hora fue fijado en $ 6,24, aunque las categorías más bajas (de menor consumo) tendrán precios diferenciales. Los clientes a los que se les aplica la tarifa social continuarán gozando de ese beneficio.

Además, se emitieron otras dos resoluciones en las que se reglamentaron los parámetros de calidad de servicio que distribuidoras y transportistas deberán aplicar entre marzo de 2022 y febrero de 2023.

Todas las disposiciones fueron tomadas en el marco del régimen de transición que viene utilizándose en el marco de la emergencia de servicios públicos dispuesta por el decreto 1020/20. Una revisión tarifaria integral (RTI) más amplia se viene llevando a cabo en paralelo y deberá estar terminada a fines del presente año.

 

Ver comentarios