Para aquellos que no la conocen, hace 17 años que existe en la zona sur del conurbano bonaerense una canción llamada "En Escalada no hay nada", que habla de aquella localidad y que todavía tiene un cierto protagonismo en sus habitantes.

La historia de la canción se remonta a 2004, cuando el cantante y actor Hernán Vázquez vivía en Banfield y con unos amigos tenía un teatro donde hacían un espectáculo de café concert. Allí alguien le comentó que lo que más extrañaba de vivir en zona sur era Remedios de Escalada y automáticamente obtuvo como respuesta: “¡Si en Escalada no hay nada!”.

 

El autor tenía una guitarra a mano, le salió el estribillo y eso quedó “como una joda” entre él y su amigo. Después de ponerse a pensar qué había y qué faltaba en la ciudad del partido de Lanús, le agregó letra y la convirtió en canción.

“La grabamos e hicimos un CD, pero no sabemos quién la subió a Internet ni quién hizo el videoclip. Nadie sabe que fuimos nosotros los que hicimos la canción”, contó Vázquez a la Agencia AUNO.

Lo cierto, es que el tema “reventó por lugares chiquitos” y, desde el anonimato, hizo “un camino increíble”. Primero la pasaron en una radio local, después alguien la subió a la web y finalmente llegó a lugares impensados: Hernán estaba de gira en Chile y como sabían que era de Buenos Aires, le dijeron que tenía que escuchar un tema de esa zona. Cuando se lo mostraron era “En Escalada no hay nada”.

“No esperaba esa fama porque no es una canción que está pensada para que le vaya bien. Hicimos mil canciones más, mucho más pensadas, que no tuvieron ni el 0,01 por ciento de alcance que tuvo esta y nosotros no hicimos nada para que viaje”, dijo Hernán con AUNO.

El Ferroclub Argentino, una de las atracciones de Escalada (Imagen ilustrativa).

Ante el furor de la canción, un medio los entrevistó “y la cosa se empezó a complicar”. La nota llegó a los hinchas del Club Atlético Talleres, el equipo de la ciudad, y a algunos no les cayó bien. Pensaron que los autores eran hinchas de Banfield y no sólo empezaron a amenazarlos, sino que también asistían a las funciones en el teatro para pedirles que no volvieran a cantarla. “Los únicos que sabían quienes éramos, eran los únicos que no se tenían que enterar”, recuerda Vázquez. 

Seis años después, los raperos Traak & Nova filmaron un video donde rompen un celular  en el que sonaba “En Escalada no hay nada” y escribieron un rap para destacar todo lo que sí había en la localidad.

Hernán Vázquez: ¿Qué es de la vida del cantante?

Hoy Hernán se dedica a lo mismo ya que además de compartir canciones de aHumor (amor, humor y humo) en sus redes sociales, protagonizó la obra de teatro “El área 18”, la novela de Roberto Fontanarrosa que fue adaptada por Cristian Palacios, y es la cara de apertura de la publicidad de un mate cocido, creada por la agencia Lado C.

Nunca más tocó “En Escalada no hay nada”, pero la canción vuelve constantemente a sus vida. Hernán Vázquez viaja mucho en el tren Roca y cuando llega a Escalada, siempre hay alguien que va en el mismo vagón que hace un comentario al respecto.

 

Aunque todas sus canciones estén bajo control, es decir, sabe qué efecto quiere causar, es consciente de que con ninguna va a pasar lo mismo que pasó con esa, porque fue “totalmente hecha desde un lugar puro e inocente”. No tenía “pretensiones de nada”, ni de hacer enojar, ni de generar polémica. 

“Fue una observación hecha canción, sin desarrollo ni una idea creativa. Eso la hace muy meritoria y me gusta pensar que la vida es eso: una cuestión de no tener control”, reflexiona en una entrevista con el medio de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

¿Qué hay en Escalada?

Lo que más le llama la atención al artista es que el barrio cambió “un montón”, las cosas que se mencionan en la letra “quedaron desfasadas”, y algunas ya no están más, pero igual “sigue funcionando”. 

Hace una semana, la cuenta “Cosas del Roca” que brinda información y además difunde las anécdotas, los problemas y los personajes del ramal, compartió una publicación en la que hizo referencia a la famosa canción, con la frase “Escalada tiene, solo que no hace alarde”.  

Uno de los tantos espacios verdes de Escalada (Imagen ilustrativa).

Enseguida, los usuarios de la línea y los vecinos de Remedios de Escalada se sumaron y contaron lo que más les gustaba de la localidad. Algunos conjeturaron que “la estación vacía es un camuflaje para ocultar tremendo lugar” y otros mencionaron los lugares que preferían.

Entre las atracciones más destacadas se está el Ferroclub Argentino, una asociación civil sin fines de lucro que preserva y restaura parte del patrimonio ferroviario argentino y que funciona como museo. Obviamante no dejaron pasar el estadio del Club Atlético Talleres, uno de los clubes más antiguos de la Argentina, que estuvo entre los fundadores del profesionalismo.

 

Los vecinos elogiaron al velódromo del Parque Municipal Eva Perón y la pista de skate de la plaza Mariano Moreno, ideal para hacer ejercicio y armar un picnic. 

Escalada, sobre todo el centro, tuvo cambios en los últimos años. Hay algunas torres y sin llegar a ser un polo como sus vecinas las Lomitas y Lanusita, creció la oferta de restoranes y lugares para tomar algo.

Estadio de Talleres de Escalada (Imagen ilustrativa).

Pero el artista celebra que la esencia se mantiene: “A mi me gusta, no sé si lo menciono como uno de los lugares que extraño de zona sur, pero es un lindo barrio. Justamente lo que tiene es eso: tiene una identidad que no fue copada por tantos locales y edificios. Resistió al paso del tiempo, es una localidad que se la re bancó”.

 

Ver comentarios