Hace casi una semana la vida de una mujer cambió para siempre por un choque múltiple en la Autopista del Oeste en el que fallecieron sus padres y su pequeña hija de 3 años. Con el dolor a cuestas, Tamara Mercado realizó diversos posteos en las redes sociales para despedirlos.

El más fuerte de ellos fue una carta en la que despide a su nena: Isabella Tillería fue una de las víctimas del tremendo siniestro vial en la autopista, en el que también murieron Apolinario Mercado (58) y Marta Pamies (45).

“Adiós hija, hasta que nos volvamos a juntar y te pueda volver a hacer upita”, dice en el comienzo de la publicación en su cuenta de Facebook. Y continua: “Jamás pensé que te iba a tener que despedir mi Reyna. Eras mucho ángel para este mundo, solo dabas amor y todos los que te conocían te amaban. Hasta las kiosqueras que tenías en Ituzaingo y Pontevedra te fueron a despedir. Imaginate el amor que dabas que solo con el hecho de ir a comprar te hacías querer tanto. En serio hija que siempre fuiste especial. Danos fuerza a papi y a mí para poder seguir por ‘bebé hermano’ (como vos lo llamabas)”.

Profundamente conmovida, la mujer que recientemente fue mamá de Bastian junto a su pareja Ariel Tillería, completó su desgarradora despedida: “Te vamos amar siempre. Me duele el alma. Es tanto el vacío que me dejaste, hija, que siento que apenas puedo respirar. Quiero irme con vos, pero la risa de ‘bebé hermano’ me da un empujón para intentar seguir sin vos princesa, mi pipina, mi China, mi morocha, mi amor, mi vida, mi todo. Te amo con todo mi ser”.

El emotivo adiós de la mamá de Isabella (Facebook).

Pero ese no fue el único mensaje que compartió Mercado ya que también quiso agradecer a Empresa del Oeste, donde Apolinario trabajó durante 30 años, que envió al velatorio "el colectivo que mi papá manejó toda su vida".

Y, justamente, recordó los últimos momentos junto a su padre: “Me queda que me llevaste a buscar unas cosas que necesitaba antes de salir para este lugar que me los mataron. Aparecí por la ventana con los nenes. ‘Pa, ¿me llevás?’. Te estabas poniendo crema y me dijiste ‘sí, hija’. Tenías un olorcito tan rico. Si sabía lo que iba a pasar después te juro que te hubiera abrazado muy fuerte. Me queda ese olor y ese amor tan puro que me diste siempre”.

También evocó a su madre, Marta Eva Pamies: “A pesar de nuestra relación a las patadas siempre fuiste incondicional. Cuando tenía un problema iba a decirte y sabía que salía mi LEONA a defenderme a capa y espada contra el mundo. Atrás de esa coraza de mamá mala eras incondicional. Perdón por no decirte TE AMO porque así era: te amaba muchísimo”.    

¿Cómo fue la tragedia del Acceso Oeste?

El trágico choque ocurrió el jueves pasado en el kilómetro 16,500 del Acceso Oeste, sentido a Capital Federal, donde un Peugeot 308 de color negro, que circulaba por el carril rápido conducido por Martín Nicolás Viqueira (24), impactó violentamente desde atrás al Chevrolet Celta de color blanco en el que viajaba la nena de 3 años con sus abuelos.

Viqueira, también oriundo de la localidad de Ituzaingó, quedó detenido por el delito de triple homicidio culposo y se negó a declarar ante el fiscal Matías Rapazzo, quien está a cargo de la Fiscalía número 7 de Morón, que interviene en la tragedia y busca determinar el grado de responsabilidad que le cabe al conductor del Peugeot por el estrago generado.

El Peugeot 308 conducido por Martín Viqueira (Twitter).

“Poli” Mercado era hincha de Boca y estaba empezando a disfrutar de su vida de jubilado, luego de conducir durante tres décadas el interno 177 de la línea 303, con el que unía a diario Morón con El Talar de Pacheco, en Tigre, recorriendo buena parte del noroeste del Conurbano. Marta Pamies, en tanto, se dedicaba a cuidar adultos mayores en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Daniela, una mujer que viajaba en un ómnibus de turismo hacia la Ciudad de Buenos Aires, fue la que primero pudo intentar auxiliar a las víctimas fatales que habían quedado atrapadas dentro del Chevrolet Celta, donde la nena había quedado atrapada entre un asiento y el tubo de gas del auto.

“Prácticamente se murió en mis brazos”, relató Daniela. Y fue ella misma quien dijo haberse comunicado con el padre de la nena para darle la tremenda noticia: “Nadie se quería hacer cargo de hacer el llamado”.

Ver comentarios