En la tarde de este lunes murió Cristina Comandé, una sobreviviente de Puente 12. Lamentablemente, perdió la batalla contra el cáncer. Cabe destacar que Comandé fue una de las sobrevivientes de la dictadura, ya que estuvo recluida en uno de los centros de detención: "Fueron 105 días terribles que marcaron mi vida", manifestó durante una de sus últimas entrevistas.

Sus restos serán velados en avenida Córdoba 5080 durante este lunes, desde las 20.30 hasta la medianoche; también el día martes de 12 a 14. Cristina era militante de la Juventud Guevarista cuando fue secuestrada en septiembre de 1976. Después de esos 105 días de sufrimiento, decidió luchar el resto de su vida en busca de la Memoria, Verdad y Justicia, quiso rehacer la historia desde la Comisión Vesubio/Puente 12, de la que era una referente.

Cristina Comandé

Toda su vida se basó en dar batalla a todo, se caracterizó por ser una mujer fuerte que daba pelea a lo que sea que se le interponga en el camino. Después de vivir la dictadura, se enfrentó al cáncer por mucho tiempo y en los últimos días no aguantó más.

"Un compañero excepcional, dos hijos que son mi amor, dos nueras a las que quiero como hijas y tres nietos con los que soy feliz solo al verlos", contaba emocionada la referente de los derechos humanos al hablar sobre su familia.

Los días de Cristina durante la dictadura

Cristina declaró ante el Tribunal Oral Federal 6 de la Ciudad de Buenos Airescontó cómo fue secuestrada y lo que sufrió en el lugar clandestino en 1976.

Fueron tres meses de total cautiverio para ella en el centro clandestino Puente 12, que funcionaba en la Brigada Güemes desde antes del comienzo de la dictadura. En diciembre de 1976 los represores la dejaron en su casa, “me bajé del auto sin mirar para atrás”, dijo y agregó: “Quería correr, pero sabía que no podía".

Al bajar del auto, Cristina se encontró con su madre y le gritó, pero esta nunca se dio vuelta. Luego de que reaccionara se dieron un abrazo y la mujer relató que "no me di vuelta antes porque todo el tiempo escuchaba que me llamabas”.

Cristina Comandé

Cristina en su declaración ante el Tribunal dijo: “Fueron 105 días siniestros, 105 días terribles que marcaron mi vida para siempre”.

“Durante el tiempo que estuve nunca menstrué, por ejemplo. Cuando llegué a mi casa del brazo de mi mamá, fuimos a ver a mi papá a la cama porque había entrado en una depresión. No iba a trabajar. Mi hermano más chico tenía 10 años, y cada tanto volvía de la escuela diciendo que alguien me había visto y que yo estaba bien, porque creía que así aliviaba a mis viejos".

"Mi hermano mayor, Luis,  tenía 18 años y fue el que asumió el lugar de mi padre. Hizo la denuncia en la Comisaría 6ª con mi madre. Fueron el mismo día del secuestro. Les preguntaron: ¿ustedes son los de la calle Moreno? Una pregunta por la que sospechamos que habían dado zona liberada. A esa misma hora yo estaba siendo torturada en ese mismo sitio".

Cada fecha que conmemora la liberación de la mujer, la atormentaba en su cotidianidad. "Siento que me faltan mis compañeros, que me faltan a mí y a toda la sociedad. Acá se cometió un genocidio. Mataron. Violaron. Torturaron. Robaron niños. Hicieron barbaridades a mansalva. Destruyeron el destino de familias enteras. Yo le pido al tribunal, a ustedes, señores jueces: memoria, verdad y justicia”. Luego de tantos años de pelea y en busca de justicia, el año pasado pudo ver la sentencia en el juicio Puente 12 II. 

Ver comentarios