Los esquemas completos de las vacunas de Pfizer/BioNtech, AstraZeneca y Moderna proporcionaron una buena protección contra la variante Delta del coronavirus, según señaló un estudio realizado por la Universidad de Oxford, aunque se advirtió que brindan una menor eficacia a la que tienen frente a la Alpha.

Al respecto, la investigación arrojó que "dos dosis de cualquiera de las vacunas todavía proporcionaron al menos el mismo nivel de protección que haber tenido Covid-19 antes", aunque "las infecciones por Delta después de dos dosis de vacuna tuvieron niveles máximos de virus similares a los de las personas no vacunadas".

El trabajo, que fue difundido este jueves por la casa de altos estudios británica y se realizó en conjunto con la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) y el Departamento de Salud y Atención Social (DHSC) de ese país, apuntó a diferencia de lo ocurrido con la Delta, con la variante Alpha después de dos dosis "los niveles máximos de virus en los infectados después de la vacunación fueron mucho más bajos".

"Todavía no sabemos cuánta transmisión puede ocurrir de las personas que contraen Covid-19 después de ser vacunado. Por ejemplo, pueden tener niveles altos de virus durante períodos de tiempo más cortos", sostuvo Sarah Walker, profesora de Estadística Médica y Epidemiología de la Universidad de Oxford e Investigadora Principal y Líder Académica de la Encuesta de Infección Covid-19.

Al respecto, agregó que "el hecho de que puedan tener altos niveles de virus sugiere que las personas que aún no están vacunadas pueden no estar tan protegidas de la variante Delta como esperábamos", por lo cual "esto significa que es esencial que se vacune el mayor número posible de personas, tanto en el Reino Unido como en todo el mundo".

Una de la. principales conclusiones que brindó el estudio es que "una dosis de la vacuna Moderna tiene una eficacia similar o mayor contra la variante Delta que las dosis únicas de las otras vacunas".

A la vez "dos dosis de Pfizer-BioNTech tienen una mayor efectividad inicial contra las nuevas infecciones por Covid-19, pero esto disminuye más rápido en comparación con dos dosis de Oxford-AstraZeneca".

Los resultados sugieren que después de cuatro a cinco meses la efectividad de las vacunas Pfizer y AstraZeneca sería similar, aunque los investigadores dicen que es necesario estudiar los efectos a largo plazo.

También encontraron que "el tiempo entre dosis no afecta la eficacia en la prevención de nuevas infecciones", en tanto que "las personas más jóvenes tienen incluso más protección contra la vacunación que las personas mayores".

"Aunque las vacunas reducen la posibilidad de contraer Covid-19, no lo eliminan. Más importante aún, nuestros datos muestran el potencial de que las personas vacunadas aún transmitan Covid-19 a otras personas", añadió Koen Pouwels, investigador principal del Departamento de Salud de la Población Nuffield de la Universidad de Oxford.