Un increíble acto de solidaridad se viralizó en las últimas horas y emocionó a todos. Un nene de 10 años compró con sus ahorros una nueva bandera argentina para su colegio luego de enterarse que la que tenía la institución había sido robada. El chico fue felicitado por su gran gesto con la escuela y hasta recibió un impensado regalo.

El protagonista de esta historia es Nicolás Olisco Aguayo. El nene estudia en la escuela Nº8 de Maipú, provincia de Buenos Aires, la cual en los últimos días fue robada por un grupo de ladrones que se llevaron hasta el símbolo patrio que flameaba cada día en el mástil.

Esta situación le generó tristeza a algunos alumnos al no poder hacer el habitual saludo a la bandera durante varias jornadas. Ante esto, el nene de 10 años pensó que podía hacer algo al respecto para solucionar este problema y tomó una decisión: usar sus ahorros para comprar una bandera para el colegio.

El nene de 10 años decidió usar sus ahorros para reponer la bandera argentina que había sido robado (imagen Semana maipuense).

Nicolás llegó a su casa luego de la escuela y le contó a su mamá que quería utilizar la plata que ahorraba para comprarse una pelota de fútbol y unos botines para comprar una bandera nacional y así reponer la que faltaba en la institución. Sus padres se conmovieron por su gesto y aceptaron orgullosos. La bandera la pagó $3750 y le quedaron $1500 en sus ahorros.

Tras comprar la bandera, el chico fue al colegio al día siguiente y cuando ingresó preguntó en la dirección si podía hablar con la directora. Sin embargo, en ese momento se encontraba en una reunión y por eso guardó la bandera en su mochila y entró a clases. 

Antes de salir al recreo le avisó a su profesor lo que había hecho. “Estaba por tocar el timbre del recreo, entonces les dije a mis alumnos que cerraran sus carpetas. En ese momento vi que Nico levanta la mano. Me acerco y comenzamos a hablar sobre la bandera que robaron del patio. Yo me imaginaba que iba a contarme quién había sido el ladrón, sin embargo lo que pasó me dejó sin palabras”, expresó Julián Caballero, uno de sus profesores a La Nación.

 

Nicolás sacó la enorme bandera celeste y blanca y le contó que había decidido comprar una nueva bandera para que sea izada cada día. El docente sorprendido por su acción le consultó si su familia sabía lo que había realizado. El menor le respondió que ellos estaban al tanto y que consideraban que era lo mejor. 

El maestro salió del aula y fue a avisarle de inmediato a la directora de la institución, Andrea Odescalchi, quien se acercó al salón y le agradeció al chico. “Estoy muy orgullosa de lo que hizo. Es un chico con muchos valores que le enseña su familia y son de gran importancia en los tiempos que corren. Le agradezco profundamente su gesto, aunque no nos sorprende porque conozco la calidad y la calidez humana que tiene”, manifestó la directora.

La educadora decidió que Nicolás fuera el encargado de izar por primera vez la nueva bandera en el mástil, que había estaba vació por varias jornadas. Dos días después del regalo del nene, desde la dirección les pidieron a todos los alumnos que salgan a formar al patio de forma inesperada.

Nicolás fue reconocido por su gesto de solidaridad y recibió algunos regalos (imagen La Nación).

Tras un breve discurso de agradecimiento de las autoridades, ingresó un grupo de personas con un obsequio para el pequeño. “Se comunicó con nosotros la Sociedad de fomento del Barrio Belgrano y nos dijo que querían regalarle una pelota a Nico y desde la escuela decidimos comprarle un equipo de Boca, porque es fanático”, reveló María Belén Lamarque, secretaria de la institución educativa. 

En el patio de la escuela, sólo se escuchaban aplausos por la generosidad por el acto de generosidad de Nicolás. Incluso los padres del niño de 10 años estaban presentes y dijeron unas palabras en donde expresaron su deseo de que este gesto solidario de su hijo pudiera ser replicado.

Ver comentarios