Una publicación en un grupo de Facebook se viralizó en las últimas horas. Una adolescente de 16 años decidió vender el vestido que usó en su fiesta de 15 para poder comprar comida para alimentar a su familia, que atraviesa por una difícil situación económica. Tras su posteo la joven recibió ayuda y distintas donaciones.

La protagonista de esta historia es Emilse. Esta adolescente vive junto a su madre y sus cinco hermanas en una casa en General Pachecho, provincia de Buenos Aires. Hace algún tiempo que la joven es consciente de que su familia está en una situación difícil económicamente y es por eso que sintió la necesidad de hacer algo para ayudar.

En ese sentido, Emilse puso en venta el vestido que usó en sus 15. La prenda es especial e invaluable para ella no sólo por haberla usado un día importante para ella, sino que el vestido lo hizo su abuela para su fiesta. No obstante, ahora consideró que la prioridad es alimentar a su familia y por eso compartió un mensaje en un grupo de Facebook.

Emilse decidió vender su vestido para poder comprar comida para alimentar a su mamá y a sus hermanas (Imagen TN).

Hola, sé que este grupo no es para eso, pero estoy muy desesperadaTengo cinco hermanitas más chiquitas que yo y mi padrastro no pasa plata. Tienen hambre. Necesito ayuda, mi mamá es mamá y papá a la vez y siempre hace todo por nosotras, pero ahora la tienen que operar de la vista y soy yo quien ayuda en la casa. Por favor, necesito ayuda”, escribió la joven en la publicacíón en Marketplace.

En el posteo, la joven compartió la información del vestido y le puso un precio de 2000 pesos. A la adolescente le llegaron distintos pedidos para ver la prenda e incluso le hicieron varias preguntas. Sin embargo, los potenciales compradores se abstuvieron de comprar el vestido, en su mayoría, debido a la zona en donde vive y el costo del envío de la prensa, según contó la propia joven en una nota con Telenoche.

El vestido, confeccionado por la abuela, Emilse lo usó para celebrar su fiesta de 15 años, en una celebración que tuvo muy pocos invitados debido a la pandemia del coronavirus. Además, esta no es la primera vez que la joven toma una decisión de este tipo. En otras oportunidades vendió algunas de sus prendas para comprar comida para su familia.

En una nota, la madre de Emilse explicó que actualmente ella está sin trabajo y se las arregla con la venta de comida casera para sobrevivir. Según reconoció, cocina roscas y pan y, junto a sus hijas, los vende a la gente del barrio en la puerta de su vivienda.

Tras conocerse su historia, la joven confesó que ya no piensa en vender su preciado vestido, sino que varias personas le aconsejaron alquilarlo por un precio similar al que lo puso en venta. “Mucha gente me dijo que no lo venda, que lo alquile. Creo que es lo mejor”, expresó Emilse en una nota con La Nación.

Por último, la joven destacó que la exposición mediática de su caso le sirvió para que muchas personas elijan ayudarlas económica y con donaciones a su casa: Muchas gracias de verdad a la gente que me está ayudando. Dios los bendiga y les multiplique el triple por su acción, escribió la joven en la red social.