Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

Para quienes practican algún deporte o actividad donde se expone el cuerpo, existe un momento desagradable: el de las lesiones. Por eso, la rehabilitación física es una terapia que tiene como objetivo recuperar las capacidades que se perdieron por algún traumatismo y lograr que el paciente pueda volver a desempeñar sus actividades cotidianas en forma óptima.

La mayoría de las personas pasan en algún momento por una rehabilitación física a cargo de un equipo multidisciplinario de profesionales, que analizan el caso y determina cuáles son las mejores opciones. El equipo puede incluir fisiatras, kinesiólogos, traumatólogos y especialistas en medicina deportiva.

En la actualidad, a nivel mundial, algunas de las lesiones más frecuentes que requieren rehabilitación son las que ocurren en columna, rodilla, codo y mano.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la rehabilitación puede incluir: 1) ejercicios para recuperar la capacidad para deglutir, recobrar la coordinación, destreza y movimiento de aquellas partes del cuerpo que fueron afectadas; 2) intervenciones quirúrgicas en casos de fractura; 3) terapia cognitiva conductual e intervenciones para incitar al paciente a mantener un mayor nivel de actividad física; y 4) terapias para facilitar actividades cotidianas, como desplazarse de forma independiente o asearse.

Cabe destacar que la rehabilitación no es exclusiva para personas con trastornos permanentes, sino que forma parte del tratamiento de todo paciente que haya sufrido una lesión o un traumatismo que afecte su vida cotidiana.

Rehabilitación

La doctora Mariana Cannellotto (M.N. 108.482) sostuvo que la “rehabilitación puede reducir los efectos de enfermedades agudas o crónicas, así como trastornos, lesiones o traumatismos. Por eso actúa como complemento de intervenciones médicas o quirúrgicas para acelerar la recuperación y obtener mejores resultados”. Además, puede evitar complicaciones en lesiones medulares, accidentes cerebrovasculares o fracturas. Es clave comprender que es beneficiosa tanto para el paciente como para sus familiares, ya que puede evitar o reducir las hospitalizaciones y acelerar la reincorporación a las actividades cotidianas y laborales.

“Muchas veces los tiempos suelen ser largos y requieren de un compromiso por parte del paciente y del equipo médico para lograr los objetivos. En algunas ocasiones, el paciente no dispone del tiempo suficiente para acudir a las sesiones por períodos extendidos y busca una solución más rápida. Es por eso que han surgido terapias coadyuvantes que potencian el efecto de la rehabilitación tradicional y aceleran la recuperación. Uno de estos tratamientos es la Terapia en Cámara Hiperbárica”, agregó la también directora de Biobarica.

Cámara Hiperbárica

Sobre esta terapia, la facultativa indicó: “En este tratamiento no invasivo el paciente ingresa a la cámara hiperbárica y mediante una mascarilla respira altas concentraciones de oxígeno a una presión superior a la atmosférica normal. Al contar con mayor disponibilidad de oxígeno se logran efectos beneficiosos para el organismo y se acelera la recuperación de patologías que presentan inflamación y dolor”.

La terapia en cámara hiperbárica es un tratamiento complementario y coadyuvante, es decir, que acompaña pero no suplanta todo el proceso de rehabilitación física. Es útil para potenciar los efectos detratamientos convencionales y ayuda a recuperar funciones motoras, la coordinación y el movimiento de las partes afectadas. Por eso le facilita al paciente el regreso a sus actividades cotidianas.

Se usa en traumatismos que afectan diferentes órganos y tejidos, cómo isquemias traumáticas agudas, lesiones por aplastamiento y lesiones que comprometen los tejidos nervioso, muscular y óseo.

“El uso de la cámara hiperbárica favorece la recuperación de secuelas producto de cirugías, lesiones traumáticas, musculares, ligamentosas e incluso accidentes cerebro-vasculares (ACV). Esta es la razón por la que se ha popularizado en la medicina deportiva”, agregó la doctora.

La recuperación de una lesión sigue un patrón bastante constante, independientemente de la causa. En este proceso se identifican la fase inflamatoria, la proliferativa y la de remodelación.

El oxígeno tiene un papel importante en cada una de estas fases. En la fase inflamatoria, el oxígeno hiperbárico reduce el edema, la hinchazón y, en consecuencia, el dolor. En la fase proliferativa, favorece la síntesis de colágeno y, en consecuencia, el proceso de recuperación de tejidos, regeneración ósea y reparación muscular.

Finalmente, en la etapa regenerativa acelera la cicatrización. Así, la terapia en cámara hiperbárica debe ser indicada por un médico. Sus principales efectos son aliviar el dolor, reducir la inflamación, el edema y el riesgo de complicaciones, reconstituye la perfusión, disminuye los temblores y la rigidez, mejora la recuperación neuronal y la calidad de vida.

 

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos