"En un mundo tan materialista, donde el dinero es el que manda, encontrar personas que entreguen su vida por lo que les apasiona, sin importar todo lo demás, hace que se los considere héroes”.

Esas personas son los 44 tripulantes del submarino ARA “San Juan” y la frase es propiedad de Luis Tagliapietra, abogado que representa a algunos familiares y padre de Alejandro, el más joven de los marinos que emprendió el viaje el 13 de noviembre y esperaba volver el 27 para poder estar presente en su acto de colación, en el que iba a recibir el título de submarinista.

En medio de la desesperación y la impotencia, el abogado penalista fue reconocido por “Crónica” con un emotivo homenaje en nombre de las 44 vidas que están esperando ser rescatadas y de todas las familias que buscar llegar a la verdad.

Por esta larga lucha, por la capacidad de mantener la calma cuando nada saben de sus hijos, esposos, nietos, sobrinos, por mantener la esperanza hasta último momento, por lidiar con la burocracia, este reconocimiento es como una forma de acompañarlos en la pelea por reencontrarse con su familia, más allá de que las autoridades aseguren que no hay sobrevivientes. Luis Tagliapietra nunca habló de duelo, sino de lucha.

Porque no se quedaron con la hipótesis de la explosión y están peleando para que el abanico de posibilidades sea tenido en cuenta por aquellas personas que están al frente de la investigación. Ellos también son héroes, no sólo los 44 tripulantes. Ellos son los que de este lado del océano no bajan los brazos y aún esperan encontrar a uno, a dos, o a los 44 con vida. Tras recibir nuestra tapa de la edición del 1º de diciembre, enmarcada y envuelta en una cinta con los colores argentinos, Luis se mostró muy emocionado y agradecido por “el reconocimiento” y por el “espacio que nos dan para dejarnos decir lo que queremos decir”. Además, sostuvo que colgará “el cuadro en el living de mi casa”. El homenaje de Tagliapietra a los 44 tripulantes no tiene que ver con el simbolismo, sino porque “sabía que lo hacían por pasión, yo sé lo que se preparó mi hijo para llegar ahí”.

Alejandro apenas tiene 27 años, es el más joven de todos los marinos y sólo había realizado dos viajes anteriormente. Esperanza No existe la palabra resignación para los familiares. Para nada, al menos, hasta que encuentren una prueba fehaciente de que no hay sobrevivientes. Mientras tanto, señaló Luis, “yo mantengo la esperanza”. Y señaló que “al no haber nada que diga lo contrario, yo espero que los encuentren”. Sin embargo, el abogado penalista mostró su bronca por la decisión de cesar con el plan de búsqueda y rescate.

“Estamos en una búsqueda pasiva. Siento que si no se encontró con todos los elementos de búsqueda que había antes, esto está casi condenado al fracaso o a no aparecer nunca más, por lo menos utilizando los medios que está brindando el Estado”, agregó. Por eso, señaló Luis, “

apelo a que pensemos que puede estar en cualquier lado o hasta flotando. Necesitamos que la sociedad también esté atenta”. Todas las familias están unidas con el mismo objetivo.

“Queremos que sigan buscando, no hay nada que diga que no pueden haber sobrevivido. Cuando haya algo, ahí podemos pensar en un duelo”

, cerró Tagliapietra. La lucha de todos los familiares y el compromiso de los 44 tripulantes del submarino ARA “San Juan” hace que tod