Por Lorena Alem
Secretaria de Redacción

"Héroes y Personajes del Pueblo” nació en una reunión de apertura de la mesa de redacción. Promediaba 2014 y las revistas más importantes del país comenzaban la selección de quienes serían protagonistas de la tapa más significativa del año, aquella en la que actores, actrices, periodistas, conductores y mediáticos posan uno junto al otro con la felicidad de haberse destacado lo suficiente como para llegar a la tan mentada imagen.

¿Quiénes serían los seleccionados por Crónica si hiciera algo semejante?, fue la pregunta. Y las respuestas fueron dos: la primera, que las historias que publica el diario, aquellas que hacen a su esencia, tienen como protagonistas a desconocidos. Hombres y mujeres que luchan por justicia, que buscan la verdad, que con poco hacen mucho por el otro, que encabezan causas quijotescas.

Y la segunda respuesta fue que el calificativo de “personajes” a esos, los protagonistas de las páginas de Crónica, no los representaba de forma cabal. Claro que se habían destacado a lo largo del año. Claro que merecían una distinción. Pero quedaba soslayado el costado altruista de cada uno de ellos. Entonces, sólo había una definición que los representara con justicia: “Héroes”.

El suplemento fue creciendo. El reconocimiento de las historias a fin de año operó en la rutina diaria como una manera de hacer consciente aquella veta intrínseca y casi naturalizada que hacía a la labor de selección de material. Así fue cómo, en este 2017 “Héroes y Personajes del Pueblo” sumó un logro más y se convirtió en una entrega de diplomas televisada. Por primera vez fueron los estudios de Crónica TV sede del encuentro más importante del diario. Hubo mucho trabajo previo.

Se pensó en cada detalle: la distinción de los héroes y personajes del pueblo no tenía que perder su esencia pero al mismo tiempo tenía que convertirse en un verdadero programa. El trabajo en equipo fue entonces clave para lograr el equilibrio y hacer posible una verdadera sinergia entre ambos medios. Horacio Embón se calzó a la perfección el traje de conductor y, bajo la producción ejecutiva de Javier Zilberman, una troupe de profesionales hizo lo propio para que finalmente el suplemento llegara a la pantalla sin perder de la esencia y el espíritu de cada uno de sus protagonistas: los Héroes y Personajes del Pueblo.

Una emisión muy emotiva

Todas y cada una de las historias de Héroes y Personajes del Pueblo fueron seleccionadas por su significado, por su profundidad, por su entrega, por la lucha que representan. Madres que buscan a sus hijos robados al nacer; hijos que luchan por conocer su identidad; bomberos que recorren las calles en la madrugada entregando comida; médicos que asisten de forma gratuita a personas en situación de calle y sin cobertura médica; jóvenes que se dedican a asistir a quienes menos tienen; personas que trabajan por la integración.

Conocer la voz de sus protagonistas se hizo casi obligatorio luego de que recibieran sus diplomas. Era necesario mostrar en la pantalla un poco más, permitir a los televidentes interiorizarse en sus luchas en sus ideas, en sus vidas. Así fue como se tomó un par de esas historias -tarea por cierto nada sencilla- y se dio forma a un programa especial de entrevistas que también condujo Horacio Embón. Una oportunidad más para conocer los mundos íntimos de los protagonistas y, por qué no, sumarse a sus causas, o comenzar a luchar por las propias.