Se realizó la octava Jornada sobre Responsabilidad Social en Salud y Medio Ambiente organizada por la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS), y varios especialistas debatieron sobre la aplicación, regulación y consecuencias de la tecnología en salud, y la pregunta sobre la cual se trabajó de manera intensa fue: ¿la inteligencia artificial en la salud, puede afecta la tasa de empleo?

Opinión médica

Daniel Luna, jefe del Departamento de Informática del Hospital Italiano, y Miguel Ángel Galmés, presidente de la Asociación Médica Argentina (AMA), acompañados de la coordinación de Federico Pedernera, subgerente de control prestacional de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), fueron los expertos en la temática que abrieron el debate, “Las tecnologías están llegando porque la sociedad se está tecnificando, es inevitable”, afirmó el doctor Pedernera para dar marco a la temática a debatir.

“Lo importante, como miembros de ámbitos de discusión académica, es que entendamos o pongamos todo el esfuerzo para entenderlo, porque evidentemente la sociedad lo demanda”, agregó el profesional.

Continuando con esta línea, Galmés sostuvo que la inteligencia artificial sin dudas es el futuro, sin embargo advirtió sobre la necesidad de su regularización: “Estamos buscando que se nor matice cómo es que debe funcionar. Es necesario buscar una solución para tener una mejor salud”, explicó y también agregó que debe existir el trabajo en conjunto de todas las entidades del sector, para establecer los límites dentro del ideal que se busca y debate.

Males que aparecen

Lo cierto es que si bien los últimos años fueron claves para los avances de la tecnología aplicada en salud, fundamentalmente en diagnósticos y tratamientos de enfermedades como ACV y cáncer, poco se dialoga sobre regulaciones, consecuencias para el trabajo del equipo médico y formas de aplicación. En las palabras del doctor Galmés “la informática tiene que ayudar o ser parte del acto médico, no al revés”.

En tanto, Luna, desde una perspectiva integral por su carrera asistencial e informática, señaló que “hoy los profesionales estamos sobrecargados por tareas que no son directamente asistenciales, ya sea por la cantidad de información que se está recopilando, la actualización y las certificaciones. La inteligencia artificial, entendida como los algoritmos que van a colaborar en la toma de decisiones, nos va a dar nuevamente el tiempo para volver a conectarnos con los pacientes en un proceso de atención afectiva”.

Riesgos a correr

Al momento de enfocarse en las consecuencias de la inteligencia artificial para las personas que trabajan en salud, ambos expertos acordaron que existe un inevitable riesgo de pérdidas de trabajo por la automatización, al igual que en otras disciplinas y profesiones.

Sin embargo, el jefe del Departamento de Informática del Hospital Italiano expuso de manera clara que esto genera un dilema ético a resolver, ya que también hay una instancia clara de diferenciación entre especialidades expuestas a este riesgo. “Los servicios que no ven pacientes y son imágenes, -el patólogo, el radiólogo, un oftalmólogo en alguna parte de su práctica- van a enfrentarse primero con las técnicas del big data que hoy equiparan la performance diagnóstica en estas instancias y lo hacen cien veces más rápido”, destacó.

Además indicó que quienes trabajan con atención primaria son la segunda camada que será abordada por el diagnóstico de inteligencia artificial, finalizando con quienes están mucho más en contacto con el paciente.

Ver más productos

San Francisco de Sales, en el recuerdo la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a san Francisco de Sales

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos