Por Jimena Golender 
salud@cronica.com.ar

Apesar de que se trata de una patología que suele estar asociada a los deportistas, esta lesión es muy común y puede afectar a cualquier persona, sin importar su estilo de vida o condiciones físicas. De la tendinitis nadie está exento.

¿Qué es?

Se la define como una inflamación o irritación de un tendón, un cordón grueso que une el músculo al hueso. Los tendones son los encargados de transmitir la energía generada por los músculos para ayudar a mover una articulación. La tendinitis se puede producir en cualquier tendón, aunque suele producirse de forma más frecuente alrededor de las zonas de los hombros, los codos, las muñecas, las rodillas y los talones.

Sin embargo, en el último tiempo se sumó un nuevo tipo de lesión como producto del uso abusivo de los dispositivos móviles: la tendinitis en los dedos pulgares o índices. Generalmente afecta a los adultos jóvenes como consecuencia de un esfuerzo repetitivo o por una sobrecarga en alguna región del cuerpo.

En los últimos años su prevalencia fue aumentando debido a que se realizan más actividades deportivas de esfuerzo. Esta patología también es muy frecuente en determinados trabajos en los que se emplean movimientos repetitivos y de fuerza. Otras causas pueden ser la edad, enfermedades y degeneración del tendón.

Los síntomas

Suelen presentarse en el punto de unión donde el tendón se adhiere a un hueso y, generalmente, implican un dolor que se siente al mover la extremidad o la articulación afectada, sensibi lidad, hinchazón leve y, en ocasiones, la piel que lo cubre puede enrojecerse e irradiar calor.

¿Qué tratamiento darle?

Los síndromes de los tejidos blandos como la tendinitis son muy comunes en personas que son más bien sanas. Muchos de ellos desaparecen por sí solos con el tiempo. El tratamiento se basa en la reducción del dolor, la inflamación y en la preservación de la movilidad y prevención de incapacidad y recurrencia. Las recomendaciones pueden incluir la combinación de descanso, aparatos ortopédicos, aplicación de calor y frío, terapia física y medicamentos en forma de crema antiinflamatoria como el átomo. El salicilato de amilo, su componente principal, tiene cualidades analgésicas y antiinflamatorias, que, acompañado por el mentol, deja en la piel una sensación fresca que alivia el dolor. Un aliado durante toda la etapa de tratamiento. 

Los riesgos

No curar bien una tendinitis puede llevar a que se produzcan problemas mayores a largo plazo. Si la inflamación se prolon ga durante mucho tiempo, aumenta el riesgo de lesiones y de rupturas del tendón. Además, si no se sigue el tratamiento y las recomendaciones médicas, los síntomas pueden reaparecer. Por eso, es importante estar atentos a las alertas que presenta el cuerpo y trabajar sobre las mismas a tiempo.

Ver más productos

San Juan de la Cruz.

La Iglesia recuerda hoy a San Juan de la Cruz

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos