Michael Hunter, chef y propietario de Antler Kitchen and Bar, respondió a los activistas veganos que protestan frente a su negocio, cortando, preparando y comiendo una pata de ciervo.

Frente a la mirada de los que protestaban contra el consumo de carnes, la cocinó y se la comió. 

En el local gastronómico de Hunter se sirve también jabalí lo que desata cotidianas protestas de los veganos que lo tildan de asesino.

Los activistas declararon que esta acción por parte del cocinero los hacía sentir “tristes” ya que el ciervo era “un animal que no deseaba morir”. Otros señalaron que la acción de cortar y comer la pierna del animal frente a los manifestantes se trataba de una “provocación”.