Mito o realidad, el Triángulo de las Bermudas es uno de los lugares más misteriosos del planeta, donde el naufragio de barcos hizo tejer todo tipo de historias que, ahora, están a punto de quedar en el pasado.

Las explicaciones sobrenaturales y la presencia de extraterrestres abundaron en torno a esta región. Sin embargo, la comunidad científica, como era de esperar, buscó las causas de las tragedias en otros lados y podría haberlas hallado.

Científicos británicos habrían descubierto por qué se produjeron reiterados desastres en este sector del Atlántico Norte, de cerca de un millón de kilómetros cuadrados, entre Florida, Puerto Rico y las Bermudas. Según explicó Simon Boxall, oceanógrafo de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, en la región "hay tormentas en el sur y en el norte que se juntan", a las que se suman "las de Florida", lo que puede derivar en la "formación de olas gigantes potencialmente mortales", que pueden alcanzar los 30 metros de altura.

En consecuencia, los barcos que no están preparados para recibir embates tan fuertes, como varios de los que naufragaron en el Triángulo, pueden quedar destrozados por la violencia de las olas. Es decir, el clima y sus consecuencias les habrían ganado la pulseada a los ovnis y los fenómenos sobrenaturales.