La influencer Stephanie Matto tomó una increíble notoriedad al hacer público el emprendimiento que la llevó a ganar fortunas. Muchos, hoy en día, la conocen como "la influencer que gana miles de dólares vendiendo sus flatulencias y el sudor de su cuerpo".

Sin embargo, la joven de 31 años logró saltar a la fama luego de participar en el reality show de TLC, "¡90 Day Fiancé!". Al salir del programa estadounidense, Matto logró alcanzar un importante número de seguidores en sus redes sociales.

Debido a esto, su nuevo "negocio" no tardó mucho en hacerse viral en TikTok, y luego, incluso, tomó una relevante notoriedad en varios medios estadounidenses.

la mujer que vende pedos embotellados
La joven influencer se volvió millonaria con la venta de sus gases.

Todo comenzó como una especie de experimento para ella, y terminó alcanzando miles de dólares rápidamente. De hecho, la influencer confesó que, durante una semana, llegó a ganar hasta 43.000 dólares por sus flatulencias y el sudor de sus pechos. Incluso, aseguró que obtuvo más de 200.000 dólares con el total de sus ventas.

Además de la increíble fortuna que obtuvo, también alcanzó una impensada fama en las redes sociales. El primer posteo cosechó más de seis millones de reproducciones en TikTok, e incluso, alcanzó más de 300.000 seguidores en Instagram.

Las graves consecuencias del insólito emprendimiento

Sin embargo, no todo fue color de rosas para Stephanie. La influencer confesó en sus redes sociales que vender tarros de sudor y pedos, de 1.000 dólares cada uno, le trajo grandes consecuencias.

 

 

"Hizo que me quitaran mi cuenta de TikTok de 130.000 dólares, generó vergüenza para mi familia de Europa del Este, y me llevó al hospital con un ataque de pedo", reveló Stephanie en su cuenta de Instagram.

La influencer confesó que tuvo que replantearse su modelo de negocio, porque "sabía que vender sus pedos de esa manera no era algo físicamente sostenible para ella".

Lejos de abandonar por completo su negocio, Matto optó por hacer algunas modificaciones en sus ventas, tales como vender sus flatulencias como fichas no fungibles (NFT). Además, la joven explicó que seguirá vendiendo los tarros rellenos del sudor corporal.

joven vende pedos embotellados
La madre de Stephanie Matto se mostró en contra del emprendimiento de su hija.

Al ser constantemente consultada por la manera en la que lleva adelante su emprendimiento, la influencer de 31 años explicó que toma mucho sol, para poder sudar, y luego, recoge el líquido, el cual vende a 500 dólares cada tarro.

Respecto a esto, Stephanie lanzó polémicas declaraciones en sus redes sociales: "Me encanta sentarme junto a la piscina y llenar los frascos con el sudor, pero también es un trabajo duro, que no los engañen".

Ver comentarios