A una australiana le amputaron un dedo ya que durante años se comió la uña, lo que le provocó una grave enfermedad.

Por ansiedad, Courtney Whithorn, de 20 años, “atacó” a sus uñas, lo que le ocasionó “melanoma subungueal lentiginoso acral”, un tipo de cáncer.

FBMD01000abe030000b419000061290000c62b0000502d0000a73500009f4e0000e8540000515900007c5c00005c950000

Cuando descubrí que morderme la uña fue la causa del cáncer, quedé destrozada. Mi mano estaba constantemente negra, pero no quería que nadie la viera”, contó.

Finalmente, los médicos decidieron amputarle el pulgar derecho para evitar mayores riesgos ya que, si el tumor avanzaba, podía llegar hasta los huesos.

FBMD01000abd030000071b000098270000b628000094290000b32b000053430000d8490000ba4d000020510000ae820000
FBMD01000abe030000eb1d0000ab3700008d390000fd3a0000123f0000d06300005c6a0000f86e0000d8730000febf0000
FBMD01000abe030000571c0000a52b00007d2d0000d22e000000320000744800002c4f00009653000062570000b3860000

 

FBMD01000abe0300002718000070230000a0240000b32500007a280000a63c0000b94200004f45000025480000cd720000