Hay distintas razones por las cuales una pareja, o al menos uno de ellos, opta por terminar la relación. En muchos casos, se trata de una infidelidad, por cansancio,  etc. No obstante, hay veces en donde la principal razón es algo insólito. En este caso. Un hombre se divorcio de su esposa porque que ella cocinaba sopa de fideos instantáneos todos los días

El insólito caso sucedió en la India. Un sujeto oriundo del país asiático se hartó de que su esposa cocine siempre lo mismo y por eso no dudó en presentarse al registro civil para pedir el pedir el divorcio inmediato. 

La causa fue confirmada por el juez M.L. Raghunath luego de que el sujeto exigiera la separación de su pareja. Según el magistrado, el hombre estaba alterado por el hábito de la mujer y no quería seguir con la relación. “El esposo indicó que su mujer no sabe preparar otra comida que no sean los fideos”, expresó el juez.

Este suceso fue catalogado como "Caso Maggi", por el magistrado. En el expediente, figura que el hombre denunció que su esposa iba al supermercado y solo compraba paquetes de esta marca de pastas, que se preparan instantáneamente en dos minutos.

Además, sostuvo en su relato que su mujer tenía la costumbre de preparar los fideos para el desayuno, el almuerzo y también para cenar. Esto fue colmando la paciencia del sujeto poco a poco hasta que se hartó y fue a los tribunales a pedir la disolución de la unión matrimonial. 

Según la prensa local, este caso que se viralizó en las últimas horas en las redes, sucedió hace un tiempo. La pareja actualmente está separada, pero antes vivieron un año en distintos domicilios y finalmente confirmaron el divorcio ante la Justicia. Esto se debe a que según la ley de matrimonio de la India, promulgada en 1954, las parejas deben mantenerse unidas por lo menos un año antes de solicitar formalmente un divorcio.

Los divorcios están incrementando dramáticamente con el paso de los años. Si no fuera por la normativa vigente, tendríamos incluso peticiones que llegan inmediatamente después de la celebración de la boda”, lamentó el juez Raghunath.

Por último, el magistrado reconoció que previamente le habían tocado varios casos insólitos en solicitudes de divorcios. Algunos de ellos fueron por ejemplo "colocar la sal en el lado equivocado del plato" o "usar un vestido de novia de un color que no correspondía".

Ver comentarios