Otra vez se va antes de lo esperado. ¿Y será la última vez? Por ahora, eso es una incógnita. Lo que sí es cierto es que Emiliano Spataro debió abandonar, tal como le había ocurrido el año pasado, luego de una etapa 4 cargada de inconvenientes. “Estoy mal, triste por el equipo. Veníamos haciendo una muy buena carrera, dentro de lo que esperábamos. Venía muy rápido, al límite en todos lados, y en una maniobra, que no fue precisa, me caí en una zanja, en un derrumbe, y rompí todo el auto; la suspensión, un portamaza, disco de freno, un montón de piezas que nos llevó mucho tiempo reparar”, le contó la Hormiga a “Campeones”.

A pesar de que, junto con su navegante Santiago Hansen y la asistencia lograron reparar la Duster, quedó eliminado de la carrera: “Intenté hacer las dunas; de día es difícil y de noche casi imposible, y perdí muchos way points y eso me deja fuera de carrera”. “Es el Dakar más duro; con mucha duna, mucho desierto. Sabíamos que iba a ser difícil y se está dando. Principalmente para los que pretenden ir rápido, porque quizás si te tomás un margen o vas lento, sólo hay que superarlas, pero si vas rápido, te encontrás con alguna contra duna o cenicero y se han visto golpes fuertes por eso”, agregó sobre lo complicada que viene siendo esta edición del Dakar.

Finalmente, todavía no decidió si este fue su último rally, tal como había deslizado tiempo atrás: “No es una decisión que pueda tomar solo, sino que lo charlaremos en conjunto con Renault. En todos los Dakar, siempre estuvimos entre los diez, o cerca, y por alguna situación, no pudimos concretarlo. Pero hay mucha gente detrás, así que la decisión será tomada en conjunto"