Tras la decisión del Banco Central de vender dólares en los supermercados, hoteles, comercios y personas físicas en general, para "facilitar el acceso al cambio y brindar mayor transparencia y competencia", Crónica dialogó con transeúntes y comerciantes.

En su mayoría, se mostraron escépticos a la medida por cuestiones de seguridad, y planteó el dilema a través de su página web, cuyos usuarios manifestaron en un 59% que "no comprarían la divisa en esos negocios". La medida regirá a partir de marzo.

Sin embargo, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) afirmó este viernes que la iniciativa tendrá un "impacto positivo" en la economía. "No sólo porque simplifica una operatoria que forma parte de la vida cotidiana de individuos y empresas, sino porque reduce la especulación y elimina la informalidad de ese mercado", destacó a través de un comunicado.

Además, incorpora "una posibilidad de ingresos adicional para los comercios que lo deseen y podría reducir los márgenes entre compra y venta".

"Apunta a seguir levantando barreras y desburocratizando la economía, se trata de pequeñas acciones positivas que reduzcan el laberinto de costos que enfrentan empresarios y consumidores cotidianamente", consideró el presidente de la CAME, Fabián Tarrío.

En el interior del país, donde hay pocos bancos y el precio del dólar suele ser más elevado, la medida podría nivelar los valores con las grandes ciudades porque aumentará la oferta y habrá más lugares habilitados para comprar, evaluó la Confederación.

Supermercados

Por su parte, el director ejecutivo de la Asociación de Supemercados Unidos (ASU), Juan Carlos Vasco Martínez, afirmó que el sector supermercadista "evaluará la medida, pero por ahora no parece haber demasiado interés".

"Ya es complejo manejar un supermercado, por lo que ponerse a funcionar como casa de cambio sería más complejo", analizó el ejecutivo que representa a las grandes cadenas.

"No es algo imposible, quizá sería posible en las zonas turísticas. Lo que pasa que el core (corazón) del negocio supermercadista es la venta de productos de consumo masivo. Esta posibilidad de vender dólares no despierta gran interés", advirtió.

Kioscos

Sergio de Acha, presidente de Kiosqueros Unidos, vaticinó que "seguramente se venderán dólares en los kioscos, en las zonas donde sea rentable realizarlo".

"Va a haber que readecuar los negocios para realizar esta actividad. En los lugares turísticos es importante que lo podamos hacer", estimó en diálogo con radio Continental.