Un vecino del Bº Santa María descubrió el domingo pendiendo de una cadena a su sobrino de 19 años, y la hipótesis dominante es que se trató de un suicidio.

Según la investigación de la Seccional 7ª, la tragedia tuvo lugar en el fondo de una casa en la calle 3. La víctima resultó Ramón Gramajo, de 19 años, con residencia en calle 3 s/n del Bº Santa María.

Su tío Miguel Ángel Campos, de 49 años, descubrió que su perro andaba suelto y correteando por el patio de su casa y no atado a un árbol como siempre. 

El dueño de casa, cerca de las 8 de la mañana del domingo, se dirigió a la parte trasera de la propiedad y descubrió un dantesco escenario: su sobrino había utilizado la cadena del canino para ahorcarse del frondoso árbol.

Según Campos, la víctima sufría problemas de adicciones y se encontraba bajo tratamiento médico. El fiscal Sebastián Robles inició una investigación para resolver en qué circunstancias murió el joven.

Tras las pericias correspondientes, el cuerpo del joven fue entregado a su familia.