Crónica se hizo presente en la zona de Balvanera en la que una alarma de una fábrica, situada en las calle Alsina entre Sánches de Loria y 24 de Noviembre, no paraba de sonar hace dos semanas.

Luego de que nuestro medio publicó la denuncia de los vecinos, la alarma dejó de sonar. Los afetados, relataron cómo vivieron el calvario.

El frente del lugar, responsable de la alarma.

Hernán explicó que sufrieron durante 15 días y cada vez era menos tolerable. "Fue permanente el ruido. Llega un momento en que no aguantás más", dijo.

Agregó que él, junto a varios vecinos, realizaron varias denuncias. "Intentamos comunicarnos con los dueños pero no hubo suerte. Ahora hay varias denuncias de vecinos radicadas en fiscalía contravencional", manifestó.

Además, destacó que el conflicto pasó de ser "molesto" a ser "un tema de salud". Detalló que no descansaron y perdieron horas de sueño.

En tanto, otro vecino, Mario, permitió a Crónica mostrar el barrio desde el piso 16 de un edificio del barrio de Balvanera, lugar en el que el sonido de la alarma aún llegaba a pesar de la altura. 

Desde el ángulo en el que se entrevistó al afectado, se mostró el depósito desde arriba, mencionaron que "no saben" que hay adentro del establecimiento y se manifestaron "preocupados" porque "tienen miedo de que pase algo y no responda nadie". 

"Nuestra única esperanza es que el propietario se ocupe y se haga cargo. Mi señora y mis dos hijos duermen de día, de noche no se puede. Vecinos intentaron cortar la electricidad pero no lo lograron", agregó momentos antes de que la alarma deje de sonar.