La muerte de cinco personas a causa de la bacteria estreptococo pyogenes generó un impacto en la sociedad y, como resultado, el número de personas que se acercaron a diferentes centros asistenciales para consultas crecieron exponencialmente.

Es que aún en invierno, época con pico de cuadros gripales y de enfermedades respiratorias en chicos y grandes, muchos confunden los síntomas con una gripe y se acercan a las Guardias por temor. Sin embargo, el jefe de del Departamento de Medicina del Hospital Ricardo Gutiérrez, Eduardo López, marcó varias diferencias.

"La fiebre es muchos más alta que con una gripe porque el estreotococco da fiebre alta. La garganta tiene placas y la fauce está muy roja y con puntitos rojos en el paladar. Además, si los ganglios son dolorosos están reflejando que hay una infección bacteriana en la garganta", analizó.

Un hhombre de 40 años, oriundo de Pergamino, se convirtió en la quinta víctima fatal y el primer adulto, dado a que la bacteria ya había causado la muerte de cuatro niños en distintos puntos del país. Dos en el Hospital Elizalde, de la ciudad de Buenos Aires, donde otros tres menores habían quedado internados por la misma bacteria, uno en Rosario y otra en Posadas, Misiones.

Más allá de la psicosis generalizada por un supuesto brote, la directora de Epidemiología de la Nación, Patricia Angeleri, sostuvo que se trata de una bacteria que "siempre estuvo notificada a nivel de laboratorio" y los profesionales de los centros de salud están atentos ante la aparición de estos casos. 

Sobre las medidas de precaución a tomar, la funcionaria sostuvo que es fundamental que los casos sean tratados a tiempo, para evitar mayores complicaciones. Del mismo modo se expresó López: "los papás tiene que saber que es importante la consulta temprana".