Llegó el covid -19 sorprendiendo al mundo. Su avance sobre los infectados y muertos en distintos puntos del planeta, llevó a implementar el aislamiento social. Con el tiempo, lo que comenzó como voluntario se convirtió en obligatorio ante la crisis sanitaria. La cuarentena, que parece ser una salida de prevención y contención, mientras se  encuentra una fórmula para atacar al virus, se transformó en la impaciencia de una sociedad que no parece poder sostener por mucho tiempo el encierro.

Los días pasan y las hipótesis sobre la posible cura se dispersan por los distintos medios y redes sociales, mientras también se propagan informaciones tan verdaderas como falsas.  La necesidad de encontrar una solución al problema urge, desde lo sanitario, desde lo social y también desde lo económico. La pandemia es un amenaza para la humanidad acostumbrada a vivir en una vorágine al acecho. La posibilidad de encontrar una vacuna renueva la esperanza y hace reflexionar sobre el daño a la naturaleza, a los medios de subsistencia y al planeta. 

Hugo Spinelli, (MN 63286) es director del Instituto de Salud Colectiva de la Universidad de Lanús. La Salud Colectiva "abarca un conjunto complejo de saberes, prácticas, técnicas científicas  y culturales, ideológicas, políticas y económicas, relacionados al campo de la salud, involucrando organzaciones (...) que puedan tener un carácter científico o sindical interesadas en defender el sistema público de salud en el marco de la lucha por el “derecho a la salud” de la sociedad", según indica el Círculo Médico de Rosario, en su documento "¿Por qué hablar de la salud colectiva". Desde esta perspectiva, entonces, Spinelli habla sobre el coronavirus, la pandemia, la cuarentena y su posible cura.

-¿Qué se está inventigando sobre el nuevo coronavirus en el mundo y Argentina?

-H.S: Todo. Porque no sabemos nada, es una enfermedad que tiene cuatro meses de vida. Se conoce el tipo de virus que son los coronavirus, que son un virus viejo de los que hay registros desde hace mucho tiempo, pero de este modelo específico no se sabe nada. por lo tanto se está investigando todo. Cómo se comporta, cómo se contagia, cómo se enferma la gente, que letalidad tiene, qué hay que hacer frente a eso, los medicamentos… Hay mucha exploración, por eso parece tan desprolijo.

-¿El papel de la OMS, también es desprolijo?

-H.S: El mayor papelón de estos días fue el de la OMS que dijo al principio que no era necesario usar barbijo y ahora está diciendo lo contrario. Hay que ver si es un papelón o si hay intereses económicos detrás. Lo que sí es preocupante es que no es la primera vez. Con la H1N1, hubo serias denuncias con el tema de Tamiflú, donde había intereses comerciales que habían aplicado la adhesión de la oms. También cuando se discutió en una conferencia mundial, sobre el ázucar en las bebidas,  salió a defenderlo. Eso me parece que es grave en este contexto.

" Las crisis no sólo desnudan a la sociedad sino también desnudan a las instituciones", doctor Hugo Spinellli.

 

-¿Y qué evidenció esta crisis del coronavirus?

-H.S: Las crisis no sólo desnudan a la sociedad sino también desnudan a las instituciones. Una epidemia es un hecho social muy interesante porque aparecen las miserias, las solidaridades, las complejidades y también deja al desnudo a las insittuciones. Me parece muy grave lo que hizo la OMS. porque es una organización que está financiada por los países.

-¿Y de todo lo que se dice que se ha avanzado, qué es lo cierto?

-H.S: Hay investigadores que están en proceso y cuando uno investiga siempre sigue hipótesis, que algunas van a ser verdaderas y otras no van a resultar. La gente se pone ansiosa porque tiene una visión de la medicina como si fuera una ciencia exacta. y no es así. La medicina hace ensayo y error. y ha cometido gravísimos errores a lo largo de su historia.

 

"Las crisis no sólo desnudan a la sociedad sino también desnudan a las instituciones"

-¿Y quiénes están investigando en este virus?

-H.S: Están investigando todos porque además quien descubra la vacuna va a llenarse de plata. Hay intereses comerciales muy fuertes buscando la vacuna. Quien logre patentar la vacuna, indudablemente va a hacer un salto económico fundamental.

-¿Pero la intención no es encontrar la vacuna en función de las personas?

-H.S: Hay una versión falsa de que la medicina está poblada por gente en función del juramento hipocrático, que los hay, porque hay un montón de trabajadores y trabajadoras que lo hacen, pero también hay fuertes intereses económicos que no tienen nada que ver con la salud, y que inclusive corresponden al poder financiero. Por ejemplo, la salud en Argentina mueve el 10% del Producto Bruto Interno (PBI), que son entre 40 y 60 mil millones de dólares por año. Ante semejante monto de dinero. no podemos pensar que vamos a encontrar a Santa Teresa o San Franciso detrás de eso. Hay intereses que juegan en función de esas cuestiones donde no importa la salud de la gente sino sus propios intereses comerciales.

-¿Y qué se necesita para poder investigar sobre la vacuna?

-H.S: Se necesita mucha tecnología de punta, va a terminar consolidándose en algún laboratorio. En Estados Unidos se desarrollan investigaciones en universidades. y después cuando se llega a un resultado, se pasa a la empresa privada que es quien se lleva “la parte del león”, como se dice vulgarmente.

-¿Y qué de todo lo que se dice que se avanzó es en verdad un avance?

-H.S: Son todas hipótesis que se están desarrollando. Y dentro de todo eso hay gente seria y hay delincuentes, como en todas las cuestiones. Tenemos que tener paciencia frente a eso. Lo bueno. es saber que no nos vamos a morir todos y que hay que hacer las cosas básicas como lavarse las manos, mantener el aislamiento social, la distancia social y se pueden tomar precauciones, no es que estamos indefensos frente a eso.

 

"Es indudable que el desastre que hemos hecho ecológicamente con el planeta, ha roto límites" , doctor Hugo Spinelli.

-Se habla de que Argentina fue elegida entre diez países para hacer un ensayo clínico. ¿Qué significa esto?

-H.S: Son ensayos. Suena como muy elogioso. La medicina trabaja con ensayos clínicos y son ensayos que se hacen sobre personas. Sobre esos procedimientos, hay montones de denuncias porque algunos violan derechos humanos porque son directamente experimentos. que rompen con principios de la bioética. Argentina, después de la época de nazismo, en cuestiones de cómo es explorar con humanos, se adhirió a la Declaración de Helsinki, que es el documento internacional más importante en la regulación en las investigaciones en seres humanos. Pero los intereses económicos vulneran con presiones y hay experimentos de ese tipo que tienen que estar prohibidos. Las regulaciones sobre algunos ensayos clínicos deben pasar por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), pero somos muy laxos con los ensayos clínicos.

-¿Entonces no cree en los avances de la OMS?

-H.S: No le creo más a la OMS,  le creo mucho más a una médica o a un enfermero que está en un centro de salud atendiendo y dándole humanidad a un proceso de atención que a esos grandes cartelones que dejan mucho que desear en sus comportamientos.

-¿Es verdad que el covid -19 está mutando?

-H.S: Los virus siempre mutan. Nosotros no somos la misma especie humana desde el inicio, va cambiando. ¿Por qué cambia? ¿Son ciclos simplemente naturales? ¿Qué tanto tiene que ver la cuestión ecológica? Es indudable que el desastre que hemos hecho ecológicamente con el planeta, ha roto límites entre lo que era urbano y lo rural. Hay animales viviendo en condiciones urbanas, aparecieron ciervos en el Tigre, eso marca y son ejemplos de que hemos roto límites. Y esos encuentros hacen que entren en contacto con las personas virus que no estaban.

-¿Cómo pasó con el nuevo coronavirus?

-H.S: Este virus, aparentemente fue un murciélago, un cerdo, un animal y llegó al hombre. Empiezan a producirse encuentros que no estaban pensados en la naturaleza que se encontraran y se producen estas cuestiones.

 

"Es indudable que el desastre que hemos hecho ecológicamente con el planeta, ha roto límites" 

-¿Cómo es la mirada de su especialidad en este contexto?

-H.S: Tenemos una mirada poblacional y social. y no indvidual y microbiológica de los problemas de la enfermedad.

-¿Y qué piensa sobre la aplicación de la cuarentena como medida en Argentina?

-H.S: La cuarentena era necesaria. Argentina tuvo un problema al principio con los ingresos que no se controlaron bien las fronteras, la respuesta a eso después fue la cuarentena. Lo que pasa es que la cuarentena es un pensamiento puramente infectológico. La epidemia produce muchos efectos más allá de la lógica infectológica.

 

"Es un momento interesante, porque muestra la importancia de los sistemas públicos de salud", doctor Hugo Spinelli. 

-¿Cuáles son esos efectos?

-H.S: Los sociales, económicos, de la vida familiar, afectivos. La gente no puede vivir encerrada, entonces hay que liberar la cuarentena. Hay que liberar por cuestiones económicas porque la microeconomía tiene que funcionar. por cuestiones de habitat porque no todos tienen una casa para pasarse tres meses adentro, por cuestiones afectivas porque los adultos mayores están solos y tienen que ver a sus hijos y a sus nietos, porque la pareja necesita oxigenarse y no puede estar viviendo seis meses encerrada en la casa, como también los hijos adolescentes quieren ver a sus amigos… Entonces. eso también tenemos que verlo porque sino tenemos una concepción de que las personas son cosas. No somos cosas, somos “cosos” con nuestros grados de alegría, de locuras, de amores y de desamores. Necesitamos vivir en sociedad, somos un ser social.

 

"La gente no puede vivir encerrada, entonces hay que liberar la cuarentena".

-¿Y cómo sería entonces liberar la cuarentena?

-H.S: Insisto, la cuarentena era necesaria pero tenemos que salir porque la economía tiene que movilizarse, los afectos tienen que reecontrarse pero tenemos que salir responsablemente. Podría hacerse un modelo de cuarentena saliendo. en la cual seamos responsables con nosotros y con los otros, donde nos lavemos las manos, mantengamos la distancia social, donde no nos reunamos con más de cuarenta personas. Esas medidas si las hicieramos conscientes. serían muy importantes.

-¿No habría posibilidad de contagio si se libera?

-H.S: Van a aparecer brotes pero esos casos se pueden tomar como brotes y cerrar a esos grupos que se han contagiado. Y ahí recién hacer hisopados porque hay quienes por intereses comerciales han querido hacer hisopados sin ningún sentido. y podría seguirse con un modelo de cuarentena así.

-¿Y si se sale de control?

-H.S: Si la cosa se desmadra, se podría volver a hacer una cuarentena total. Pero no aguanta la sociedad en su conjunto esta forma de aislamiento. Ni tampoco estamos ante una enfermedad que mate al 50% de la población, la mortalidad es de 2%. En 2018 murieron por día 60 personas de neumonía, por causas bacteriales o virales. Hay que ponerlo en su contexto. La cuarentena era necesaria. se puede abrir, aunque obviamente habrá que monitorearla. Hay estrategias para controlar los casos que hayan. y básicamente en una responsabilidad individual entre nosotros, sin caer en las locuras de discriminación que estamos asistiendo. que son otras cosas que desnuda la epidemia y es una locura total.

-Es un contexto complejo…

-H.S: Todo es en base de la complejidad de lo social. Nosotros nunca dudamos de la complejidad de lo social. lo que es muy interesante. y esto no ocurre sólo en esta pandemia. Las mujeres en la Edad Media eran tiradas a la hoguera porque “eran las responsables” de la pandemia, de la epidemia.

-¿Qué evidencia esta pandemia en nuestra sociedad?

-H.S: Es un momento interesante, porque muestra la importancia de los sistemas públicos de salud. Frente a las olas privatizadoras de los noventa sobre la salud, estos hechos están demostrando la necesidad de que haya sistemas públicos. Italia. parte del problema que tiene. es que desfinanció el sistema público. Otro tema que nos debiera hacer pensar. es la idea de Nación, un esquema de equidad, un esquema de pensar en el otro y que no me importe qué características tenga el otro, estoy obligado a tener empatía con el otro en función de que en esa relación tratamos de luchar contra la epidemia.

 

 

"Los virus siempre mutan. Nosotros no somos la misma especie humana desde el inicio, va cambiando", doctor Hugo Spinelli.

-¿Y qué podemos hacer cada uno como parte de esta sociedad?

-H.S: Lo principal que podemos hacer está en manos de cada uno de nosotros. El Estado tiene cosas para hacer cuando nos enfermamos, pero en estas cuestiones de prevención hay mucho de individual.

-¿Qué debería hacer el Estado?

-H.S: El Estado puede darnos buenos transportes, tiene que estar con los sectores más postergados porque no tienen plata o porque viven en condiciones vulnerables, ahí hay una complejidad porque estamos en un momento donde la Argentina no está bien económicamente.

 

"Lo principal que podemos hacer está en manos de cada uno de nosotros".

-¿Es posible ese rol del estado en sociedades donde prima el individualismo?

-H.S: No sé si es posible pero sí es necesario. Venimos de una cultura neoliberal desde los 80's con Margaret Tacher y Ronald Reagan, y eso viene degradando los vínculos. Ahora, es necesario luchar contra eso porque la expresión de eso es la discriminación contra los médicos y las enfermeras en los edificios por ejemplo, es la cultura del yo individual. Si es posible o no, yo digo que es necesario. Y por lo menos cada uno tendrá su ética de vida, y aunque los demás no lo hagan uno lo hará.

 

"No tiene ningún sentido agitar a la gente porque cuanto más se la agita más miedo tiene. y el miedo produce pérdida de la solidaridad".

-¿Y qué otros rubros podrían aportar a esto?

-H.S: También los medios tienen mucho que hacer. Y lo peor que pueden hacer es alarmar a la gente. A veces vos mirás algunos programas y parece que estuvieramos ante un campeonato de fútbol a ver quién tiene más muertos. Es función de los medios calmar. No tiene ningún sentido agitar a la gente porque cuanto más se la agita más miedo tiene. y el miedo produce pérdida de la solidaridad. En esta situación los medios tienen un rol muy importante en la sociedad, diría que es tan importante como el que tiene el campo de la salud en su conjunto. Lo que pasa es que los medios están medio desafiliados ante el compromiso con el otro. y muchos de ellos son fomentadores de un individualismo exacerbado.

-¿Si se libera la cuarentena deberíamos usar barbijo?

-H.S: Me desubicó al principio un poco la postura de la OMS porque es lógico que si hay algo en el aire te ponés un barbijo. No hay que estudiar medicina para hacer eso,  es una cuestión básica. Vos no sabés con quien vas a cruzarte y es una cuestión de protección. Quien tendría que salir a dar explicaciones es la OMS, de por qué cambió de opinión. Hay un dato que muy poca gente sabe que la OMS la formaron doce personas, y entre ellas fue un argentino,.Gregorio Bergman, un psiquitara cordobés. Ese dato es desconocido por los argentinos porque como dijo Arturo Jauretche: "Cómo va a ser diputado ese, si es vecino mio".

 

-¿Qué barbijo sería el adecuado?

-H.S: Hay distintos tipos de barbijos con distintos tipo de filtrados. Esos más complejos tendrían que usarlos las personas infectadas y los trabajadores de la salud que están en contacto con ellos. Pero también podría uno salir, con cierta cobertura. que no necesitan ser esos barbijos que son mucho más caros, como una cuestión de prevención. No está de más, de hecho el jefe de gobierno porteño y el ministro de la ciudad. salieron también ahora a hablar de los barbijos. Por su parte, Gerardo Morales va a poner multas, porque aporvecha todo esto para ganar plata, cobra los test, pone multas a quien no lo usa, hay una clara asunción de que se habían equivocado. Yo espero que la OMS diga algo al rspecto.

-¿Cómo hay que usar el barbijo, sirve usar el mismo varias veces?

-H.S: Hay que usarlo no para el interior del domicilio pero sí cuando deambulás por la calle, como una forma de protección. Y sí, sirve. Hay unos inventos caseros producto del ingenio argentino, que son un pañuelo tipo bandana, con un papel mojado que te cubre la nariz y boca, que lo podés tirar y cambiar después. Y los anteojos, con la idea de cubrir las mucosas: nasales, oculares y bucales, que son las vías por donde entra el virus. Los barbijos están caros y van a aumentar, si alguien tenía el precio del barbijo ayer, hoy está seguramente cinco veces más.

-¿Qué pasa si alguien descurbe la vacuna contra el coronavirus?

-H.S: Es el fin del problema.

-¿Y cómo se implementaía esa vacuna en poblaciones tan grandes?

--H.S: Se hace una vacunación universal. Se empieza por grupos de riesgo,  por los mayores de 65 años y después se incluye en el calendario de vacunas.

-¿No va a pasar que todos van a salir corriendo por la vacuna?

-H.S: Una cosa es lo que debe ser y otra cosa es el comportamiento social. Pepe Mujica lo dijo muy claro: “Yo cuando goberné no tuve problemas con las cosas, tuve problemas con los cosos”. Las reacciones sociales van a suceder, la gente está hipocondríaca. asustada pero eso puede ordenarse perfectamente.

-¿Y ese sería el fin del problema de acá en más?

-H.S: También hay una cuestión de inmunidad natural. En la medida que el virus avance, no todos vamos a enfermar. Sí,  quienes tengamos más contacto con el virus vamos a aumentar la inmunidad. Hoy el problema que tenemos es que hay muchos que no son inmunes, en la medida que aumenten las personas inmunes disminuye la posibilidad de contagio del virus, eso se llama inmunidad natural. La humanidad sobrevivió siglos y siglos sin vacunas y eso se debió a la inmunidad natural. En este caso muere el 2%, el otro 98% va a quedar inmune con inmunidad natural, al aumentar ese número de personas. el virus ya deja de producir ese efecto. ¿Por qué produjo hasta este momento esta matanza? Porque es un virus nuevo.

Ver más productos

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Ver más productos