El relajamiento en el cumplimiento de los protocolos en el fútbol argentino generó un estallido de casos de coronavirus en la mayoría de los equipos de Primera.

En conjunto con la Ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, el  Ministro de Turismo y Deportes Matías Lammens envió este martes una carta a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en la que no pidió que se suspenda la actividad, pero si "volver a la Fase1".

Lo que pasó en esta jornada con los 10 casos en Independiente terminó de convencer al Gobierno de que se debían tomar medidas.

Tras esta solicitud, el Comité Ejecutivo de la AFA determinó que los jugadores no se concentrarán más como lo venían haciendo y tampoco se bañarán en los vestuarios.

Además, cada futbolista deberá ir con su vehículo particular y no en forma grupal como pasó desde que se relajaron las formas.

Y los deportistas deberá acuidar tanto a los entrenamientos tanto a los campos de juego en sus propios vehículos.

Quien habló al respecto fue el presidente de Lanús, Nicolás Russo, quien aseguró que "Es imposible parar el campeonato o suspender partidos, porque no hay fechas". 

El mandamás del Granate también expresó que "se reducirá la cantidad de personas autorizadas a ingresar a los estadios".