Vecinos de la Provincia y de la Capital de Corrientes denuncian que viven en un estado deplorable y que, cada vez que llueve, la situación empeora. Miles de personas pierden sus pertenencias una y otra vez debido a las inundaciones y, algunas de ellas, cansadas de que sus reclamos no sean escuchados, comenzaron a financiar sus propias obras.  

Los afectados, algunos indignados y otros resignados, manifestaron que los chicos no pueden asistir a clases los días de lluvia. En auto, se hace imposible transitar las calles. A pie, los menores llegan mojados y empapados en barro al colegio. En tanto, trabajadores suelen perder el presentismo por la misma situación. En algunas zonas, los transportes públicos dejan de prestar servicio cada vez que llueve. 

Sin embargo, no poder llegar al colegio o al trabajo no es la situación más preocupante en Corrientes. En Sauce, al sur de la provincia, los vecinos viven con temor ya que el hospital más cercano está a 80 kilómetros de la ciudad y la única ruta que los lleva al centro médico está destrozada. 

La candidata a Concejal de Curuzu Cuatiá, Elena Soto, manifestó: "En la Capital, no se realizó ninguna obra de canalización. El plan hídrico fue un verso. Caen cuatro gotas y Corrientes Capital se inunda todo. Lo mismo pasa en la localidad provincial de Curuzú, donde yo vivo. Quienes nos gobiernan ganaron la campaña con promesas, dijeron que iban a hacer las obras necesarias y no hicieron nada. En lugar de reparar las calles, se pusieron a romper un anfiteatro". Y agregó: "Las pocas obras que se hicieron, no están bien hechas. Hay una serie de irregularidades. No es un error, es el sistema de gestión que manejan". 

A los reclamos también se sumó el Diputado Provincial César Víctor Acevedo, quien expresó: "No realizan trabajos de mantenimiento, se destroza la gestión que están realizando. Cuando llueve, la gente no puede ni salir de la casa. Las calles están llenas de barro, de agua, es lamentable lo que estamos viviendo. Ganaron las elecciones con promesas pero no cumplieron ninguna. Estos últimos meses empezaron a hacer obras pero no pueden tapar en tan poco tiempo todo lo que no se hizo en tantos años".

Mientras tanto, el gobernador de la provincia, Gustavo Valdés, indicó a través de su cuenta de Twitter: "Desde el Gobierno de Corrientes nos comprometemos asfaltar todas las cuadras del casco céntrico y a normalizar el sistema de agua potable en toda la localidad". 

Comenzar de cero una y otra vez 

La última tormenta que impactó sobre la ciudad correntina de Empedrado dejó decenas de viviendas bajo el agua y los vecinos perdieron más de la mitad de sus pertenencias. Las lluvias que suelen afectar la región, dejan las calles intransitables. Ciudadanos que todavía se están recuperando del anterior temporal, temen que las condiciones climáticas y la carencia de infraestructura los obligue a comenzar de cero una vez más. 

Los vecinos de la ciudad, situada a 75 kilómetros de la capital de Corrientes, manifiestan que la mayoría de las calles son de tierra y aseguraron que es imposible transitar sobre ellas cuando llueve. Además, detallaron que en algunas zonas, el agua tarda entre 10 y 15 días en bajar y agregaron que deben salir de sus casas con baldes y palas para acelerar el proceso. 

Anahí, de 25 años, vive junto a sus dos hijitos menores de edad en Empedrado hace cinco años. La mujer intenta que sus nenes no se pierdan ningún día de clase. Sin embargo, cuando llueve, se hace imposible cumplir con el deber.

"Cuando llueve, no se puede entrar ni salir. Es una odisea transitar por estos lados, ni caminando se puede pasar. Algunos, no pueden salir de sus casas. Los chicos que logran ir al colegio los días de lluvia, van descalzos y se ponen las zapatillas al llegar. La mayoría, falta. Los maestros hacen todo lo posible para poder asistir, algunos, van a caballo", relató la mujer.  

En cuanto a la última inundación de enero, que afectó toda la ciudad, manifestó que debió viajar a Buenos Aires en busca de mercadería para ayudar a sus vecinos. Gracias a eso, pudo recolectar alimentos, ropa y colchones para los que más los necesitaban. Cuatro meses después, sin siquiera haberse recuperado, temen que una tormenta vuelva a azotar la zona.

"Las casas tenían el agua por la mitad, perdimos todas nuestras pertenencias, quedó toda la ciudad hundida. Hicimos varios reclamos pero quedaron en la nada, nadie nos escucha, no nos dan respuestas. Nos preocupa que llueva tan fuerte como en enero", relató.

Continuó: "Si bien una fuerte tormenta es nuestra mayor preocupación, las leves lluvias que suelen afectar la región también influyen sobremanera en nuestra calidad de vida. Si caen un par de gotas, la calle queda horrible y los pozos se llenan de agua. Cuando pasa eso, cada uno agarra un balde y su pala y arregla las calles". 

Los vecinos financian sus propias obras

Una situación similar viven los vecinos de la localidad correntina de Ituzaingó. Allí, en especial en los barrios periféricos, los residentes están cansados de perder sus bienes una y otra vez. Denuncian que las viviendas sociales se construyeron sobre un terreno que carece de desagües y, cada vez que llueve, deben volver a reponer sus pertenencias. Aunque los reclamos no paran de realizarse, no obtienen respuesta alguna. Por lo tanto, algunos afectados decidieron financiar sus propias obras.

Uno de ellos es Javier, que tiene dos hijos y asegura que los menores pierden días de clases cada vez que llueve porque no pueden caminar sobre las calles de tierra y arena mojadas. "No puedo llevarlos así al colegio, llegan completamente sucios y mojados. Después, se enferman. Si llueve, es un día de clase perdido", manifestó a Crónica

En cuanto a las obras realizadas en el último tiempo, vecinos reclaman que no son suficientes y que necesitan con urgencia que se invierta en desagües pluviales. "El agua queda mucho tiempo estancada, una llovizna demanda hasta 12 horas. Los arroyos no dan abasto. Cada vez que llueve, se inundan las casas. Perdemos todo lo que está a una altura de 20 a 30 centímetros en nuestras casas, como electrodomésticos y camas. Lo que se recupera en un tiempo, lo vuelven a perder en las próximas inundaciones", describieron. 

En tanto, aseguraron que realizan reclamos una y otra vez pero nadie les responde. Agregaron que algunos vecinos desesperados recurrieron a financiar sus propias obras. "Hacemos obras particulares, abrimos zanjas. Realizamos todo lo que está a nuestro alcance para poder conservar nuestros bienes o perder lo menos posible". 

Un día soleado, calles mojadas. 

Un pueblo sin derecho a la salud 

Sauce es un pueblo situado al sur de la provincia de Corrientes, una localidad que solo tiene un centro de primeros auxilios y la ruta que conecta a los vecinos al hospital más cercano, está destruída. "Son 80 kilómetros completamente dañados. Un viaje que debería ser de 45 minutos, dura más de una hora y media. En ocasiones tapan los baches con tierra pero los pozos vuelven cada vez que llueve", denunciaron afectados a Crónica

Si bien, al igual que las otras localidades mencionadas, los vecinos deben convivir con calles de tierra intransitables y son víctimas de terribles inundaciones, el problema que más preocupa en la zona es no poder acceder a la salud. 

Vecinos aseguraron que las obras para arreglar la Ruta Provincial 129 fueron prometidas desde hace años e, incluso, el gobernador de Corrientes Gustavo Valdés visitó el pueblo en octubre y se comprometió a resolver el asunto. Sin embargo, el problema sigue afectando a miles de pueblerinos. 

Oscar, de 50 años, uno de los afectados, aseguró a este medio: "Esto es un abandono total. Nuestra vía de comunicación, la única ruta que nos conecta con la salud, está destruída. Somos 10 mil habitantes afectados. Ya ha habido muertes por accidentes. Incluso, familiares de un hombre que sufrió un paro cardíaco creen que el sujeto se pudo haber salvado si no fuese por la demora del viaje hasta el hospital de Curuzú Cuatiá". 

Además, detalló que en Sauce hay solo tres ambulancias y dos de ellas están en funcionamiento. Agregó: "Vecinos brindan sus autos particulares para trasladar a personas al hospital. Un remis te cobra muy caro y somos gente muy humilde. Gracias a Dios, no tuvimos accidentes con gran cantidad de gente". 

En cuanto a los reclamos realizados, expresaron que ninguno fue respondido y que, hasta ahora, solo obtuvieron "promesas y ninguna respuesta". "Solo trataron de tapar con tierra los baches y, cada vez que llueve, esa tierra desaparece. No disponemos del derecho de poder acceder a la salud, somos un pueblo abandonado", concluyeron vecinos afectados. 

Los baches son tapados con tierra. 

 "Cada vez que llueve, se suspenden los transportes"

El barrio Belgrano, de Corrientes Capital, sufre situaciones similares al resto de la provincia. Vecinos denunciaron un abandono total de la capital, relataron que deben hacerse cargo de tapar los baches con tierra y contaron que cada vez que llueve, se suspende el servicio de transportes. 

"Las calles están destruídas y cuando llueve se vuelven intransitables. Hay baches por todos lados y nosotros debemos taparlos con tierra cada vez que llueve para que los colectivos puedan seguir prestando servicio. Sin embargo, en ocasiones la situación se vuelve insostenible y los transportes dejan de funcionar", manifestó Jaime, de 57 años, uno de los afectados. 

En diálogo con este medio, uno de los vecinos denunciantes relató que los pastizales del barrio Belgrano llegan hasta su hombro. Detalló que mide un metro y 75 centímetros. "Hay un abandono total en el mantenimiento de las calles. Hay mugre, basura, baches. Cada vez que se inunda, se genera una gran acumulación de agua. Las obras de desagüe en la ciudad nunca se terminaron. Cuando llueve, las personas no pueden asistir al trabajo y pierden el presentismo. Lo mismo le pasa a los chicos, que no pueden ir a clases", agregó. 

Además, recordaron que la última tormenta fuerte que afectó en la zona, en el período de Semana Santa, inundó el centro de la Capital y describieron: "El agua arrastraba a los autos estacionados. La acumulación de agua fue tal que llegó a los comercios, perdieron todo, hasta heladeras. No tenemos miedo de la próxima tormenta, los vecinos ya estamos resignados a vivir de esta forma". 

El agua llegó a invadir casas y comercios. 

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos