Un crucero de ensueño a la Antártida por el cual cada pasajero pagó unos 20.000 dólares, se terminó convirtiendo en una pesadilla porque la empresa turística que lo organizaba entró en crisis y por muchísimas deudas acumuladas la lujosa nave quedó varada en el puerto de Buenos Aires desde hace dos semanas.

Por una deuda millonaria y una demanda judicial, el crucero de lujo RCGS RESOLUTE, de bandera portuguesa, tiene prohibido navegar y los pasajeros y parte de los empleados tuvieron que abandonar el barco y volver por sus medios a sus respectivos países.

La empresa que organizó los viajes, la canadiense One Ocean Expeditions (OOE), anunció un "proceso de reestructuración" y el escándalo internacional afectó a más de 500 pasajeros que habían pagado más de 20.000 dólares para una semana de viaje y otros miles de personas que habían contratado futuros viajes.

Este es el crucero que quedó varado en el Puerto de Buenos Aires. (Prefectura naval)

Los problemas comenzaron cuando, el 1 de noviembre, el crucero debía dejar el puerto de Ushuaia para viajar hacia la Antártida. En ese momento llegó un reclamo judicial para que no abandonara el puerto hasta que no saldara una abultada deuda en dólares por carga de combustible. El barco llegó a Buenos Aires y aquí quedó varado.

La empresa que ofrece los cruceros, de origen canadiense, publicó en Facebook un comunicado en el que anunciaba que "desafortunadamente, la difícil realidad es que en los últimos meses no hemos estado a la altura de estas altas expectativas que nos fijamos como líderes en la industria de cruceros de expedición. Como resultado del incumplimiento del contrato que sufrimos a principios de este año, nuestra compañía ahora se encuentra en un período difícil de reestructuración", indicó OOE en la red social.

Lo cierto es que los directivos no aparecen y no hay a quién reclamarle. "Ahora todo cayó sobre el dueño del barco, quien tiene que hacerse cargo de las demandas", comentaron fuentes del caso.

El pasado 29 de octubre la empresa anunció que comenzaría a reestructurar sus viajes debido a dificultades financieras que atraviesa desde hace más de un año. Si bien la empresa cobra el monto mencionado únicamente por vuelos y la expedición a los destinos polares, sus deudas alcanzan a contratistas, tripulación y diversos gastos de subsistencia para los viajes. 

Fundada en 2007, la empresa realizó cientos de viajes de aventura tanto al Ártico como a la Antártida. Se estima que son más de 100 contratistas, a quienes se les debe decenas de miles de dólares y entre los cuales no han recibido ningún pago o sólo una pequeña parte de lo adeuda.

Ver más productos

San Jerónimo Ranuzzi, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Jerónimo Ranuzzi

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos