Gran cantidad de árboles se vinieron abajo durante la tormenta de viento y lluvia que cayó durante la noche del miércoles sobre la Capital Federal y el Conurbano, y que descargó una fuerte granizada en su paso por Córdoba y Entre Ríos, donde castigó especialmente a Gualeguaychú.



En Buenos Aires, la intensa tormenta eléctrica de este miércoles por la noche forzó la suspensión del servicio del ferrocarril General Roca, que une a la Capital Federal con el sur del Conurbano.

Los cuatro ramales eléctricos de la línea quedaron interrumpidos a causa de estragos y daños que provocó el temporal, como voladura de chapas y ramas que afectaron al tendido de las catenarias, según se informó. Se paralizó el servicio de los ramales que unen Constitución con La Plata, Ezeiza, Alejandro Korn y la estación Bosques, en el distrito de Florencio Varela.

En la ciudad de Buenos Aires, se dispuso un alerta amarillo antes de la llegada del temporal, que sacudió con fuerza a distintas zonas de la capital del país y provocó heridos cuando un árbol de gran porte cayó sobre un transporte público de pasajeros en el cruce de Raulet y Gregorio Pomar, en Nueva Pompeya.

La capital bonaerense, una de las más afectadas

Con ráfagas que alcanzaron máximas de 85 km/h, anoche la ciudad de La Plata vivió una tormenta breve pero contundente. Tal fue la potencia del viento que en pleno centro de la ciudad, en 7 y 50, se encendían las alarmas de los autos estacionados. Poco a poco, comenzaron a llegar los reclamos de vecinos afectados por la fuerza de este temporal primaveral que incluyó caídas de árboles, cortes del suministro eléctrico, voladuras de materiales y hasta la interrupción del servicio de trenes, a raíz de la cantidad de elementos que se encontraban sobre las vías, según informa el sitio diariohoy.net.