Un documento reveló que el desaparecido submarino ARA San Juan realizó tareas de inteligencia ilegales sobre el sistema de defensa británico en Islas Malvinas. Dichas operaciones violaron los tratados internacionales firmados por nuestro país. 

Los archivos fueron aportados por la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez. Los documentos indican que el submarino recibió del Comando de la Fuerza de Submarinos mensajes catalogados como "secreto", en el que se revelaban las posiciones de buques británicos. 

El capitán del ARA San Juan, Pedro Martín Fernández, recibió las posiciones de pesqueros que estaban fuera de la zona exclusiva argentina tres días antes de la desaparición del submarino. 

Los buques británicos estaban lejos de la jurisdicción nacional pero la orden era registrarlos y cursar la información de sus posiciones.