Otra vez el monóxido de carbono fue el causante de una desgracia, y en esta oportunidad, dos jóvenes de la localidad neuquina de Zapala murieron intoxicados por el gas, al calefaccionarse con el horno de una cocina conectada a una garrafa.

Fuentes policiales indicaron que el episodio, que trascendió en las últimas horas, ocurrió el pasado domingo en una vivienda de la calle Molina Campos al 300.
 

 

El dueño de la casa que le había prestado el domicilio a un amigo se encontró el dantesco cuadro mortal. "El hombre se acercó pasadas las 16 y vio que aún estaba el vehículo de su amigo, observó por la ventana que en el comedor había una mujer que yacía en el piso", indicó el director de Seguridad de Zapala, Julio Peralta. Y agregó: "Cuando ingresó comprobó que estaba prendido el horno y el lugar estaba viciado de monóxido”. En tanto, el amigo estaba en la habitación del domicilio, tendido sin signos vitales.

Peralta comentó a LMN que la cocina era el único medio de calefacción de una vivienda que está en construcción. “Se tomaron mediciones de la presencia de monóxido y en la habitación había más de 300 unidades, siendo un valor muy elevado".

LEÉ TAMBIÉN:Otro matrimonio murió víctima del monóxido de carbono


En el caso intervino personal de Criminalística, medicina legal, Bomberos y de la comisaría 22. Las víctimas fueron identificadas como Héctor Silva (23 años) y Lorena Yunes (28 años).

En tanto, el comisario indicó que el personal de Bomberos de la Policía emprendió una campaña de prevención sobre los riesgos de la intoxicación por monóxido de carbono. “Se les hacía conocer sobre los riesgos asociados a esta situación de calefaccionarse con temperaturas muy bajas en ambientes poco ventilados”, añadió el funcionario policial.

Ver comentarios