El restaurante del que habla el tango compuesto por Trongé y Merico, fue reconocido este martes por la Legislatura porteña como “Sitio de Interés Cultural de la Ciudad”. Para celebrar la historia de este tradicional lugar, autoridades junto a Raquel Rodrigo, la persona que se propuso recuperarlo, descubrieron una placa en su fachada, ubicado en Avenida Callao 248

"No vayas a lecherías a pillar café con leche. Morfate tus pucheretes en el viejo Tropezón. Y si andás sin medio encima, cantale ¡Fiao! a algún mozo. En una forma muy digna pa' evitarte un papelón", cantaba Gardel 90 años atrás.  El Tropezón se inauguró en 1893 en un predio muy cercano al Congreso Nacional. Pero desde 1923 funcionó en el emblemático edificio de la avenida Callao con el que se lo identifica y donde durante años, se cocinó el plato preferido del tanguero.

Con un descubrimiento de placa, la legislatura porteña homenajeó al histórico restaurante. (Crónica/Nahuel Ventura)

En 1983, su dueño, Segundo Ramos, decidió cerrarlo y desde entonces en el lugar funcionaron una sucursal del Correo Argentino y una ART.

El Tropezón tuvo su segunda oportunidad gracias a Raquel Rodrigo, una mujer que se dedicó a investigar su historia y se propuso volver a darle vida. Después de una intensa obra de restauración, el emblemático restaurante, fue reinaugurado en septiembre de 2017 con un gran puchero. 

Raquel Rodrigo, la mujer que volvió a darle vida a "El Tropezón". (Crónica/Nahuel Ventura)

Hoy, el imponente salón conserva en sus paredes los ladrillos originales y un sótano de 100 m2, intacto con sus bovedillas, calcáreos y fundiciones.

“Este lugar es una joya de Buenos Aires que estaba perdida y gracias a Dios me la puso en las manos para que yo lo pudiera abrir”, indicó Raquel en diálogo con cronica.com.ar.

Volver a poner en funcionamiento El Tropezón, “fue todo un desafío porque yo no me dedicaba a la gastronomía y nunca ambicioné a tener un restaurante, pero cuando vinimos a comprar el estacionamiento de acá al lado, este local estaba pegado y lo vendían en conjunto. Cuando descubrí de qué se trataba, dije yo ‘lo voy a abrir’ y me puse a estudiar la historia y reacondicionar el lugar”, manifestó Rodrigo.

Raquel Rodrigo, la dueña del restaurante, junto al legislador Omar Abboud. (Crónica/Nahuel Ventura)

Por su lado, este homenaje contó con la presencia del legislador Omar Abboud (Vamos Juntos), que en diálogo con cronica.com.ar, habló sobre el valor de este sitio gastronómico para la Ciudad. “Este lugar habla por sí solo, no se puede relacionar la historia de Avenida Corrientes, Callao y Rivadavia, si uno no ha pasado por acá. Es un lugar típico, igual que El Molino y La Academia. Para la legislatura de la ciudad autónoma reconocer este tipo de patrimonio tiene que ver con darle y resaltar más identidad a Buenos Aires. Felicito y celebro que esto haya ocurrido y se haya decidido conservar este pedazo de la Ciudad”. 

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Pedro Damián)

La Iglesia recuerda a San Pedro Damián

La Vengadora, de Florencia Canale, su último libro.

"Me veo tomada por las historias que escribo"

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos