El Gobierno publicó este miércoles en el Boletín Oficial la prórroga de la suspensión de "manera total" de las operaciones de trenes y micros de larga distancia, así como de vuelos de cabotaje, hasta la medianoche del 31 de marzo, una medida destinada a "desalentar la circulación" de la población en el marco de las medidas para prevenir la propagación del Covid-19 ( Orthocoronavirinae). 

Así fue oficializado por el Ministerio de Transporte a través de la Resolución 73/2020, publicada este miércoles en el Boletín Oficial, que establece una prorroga de "las suspensiones totales de los servicios de transporte automotor y ferroviario de pasajeros interurbano e internacionales, y de los servicios de transporte aéreo de cabotaje comercial y de aviación general

En cuanto a su funcionamiento, la cartera que encabeza Mario Meoni indicó que "los servicios de transporte público automotor y ferroviario se cumplirán con las frecuencias y programaciones habituales de día feriado" a partir de este miércoles hasta el 31 de marzo.

Además establece que  suspenderán "la circulación de los servicios de transporte automotor urbano y suburbano de oferta libre".


Quienes quedan exceptuados en la resolución, con lo que están habilitados a circular, son los residentes en el país que estén retornando a la República Argentina y deben regresar hacia sus domicilio; el traslado hacia aeropuertos, puertos, terminales de ómnibus o ferroviarias de extranjeros que se encuentren en el país y que se dirijan a su país de origen; y el transporte de pasajeros para el traslado de personas que presten servicios o realicen actividades declarados esenciales en el marco de la emergencia pública.

Esta resolución del Ministerio de Transporte tampoco rige para los vuelos internacionales.

Según considera la Resolución, esta medida responde a "la reprogramación de días feriados y asuetos administrativos" dispuestos dentro del aislamiento social y obligatorio, período en el cual "no sería propicio aumentar la movilidad".

En Argentina, el coronavirus sumó 86 nuevos infectados durante el martes y seis muertos, lo que obligó al Gobieno a tener en cuenta nuevas medidas para evitar que colapse el sistema de salud.