El paquete de leyes económicas sancionado por la Legislatura porteña contempla una modificación de la metodología para medir el Alumbrado, Barrido y Limpieza ( ABL) y establece que el cobro de la tasa a los vecinos de la Ciudad dependerá del nivel inflacionario y se ajustará mensualmente.

El cambio estipula que el ABL se calculará "mensualmente y de manera progresiva" de acuerdo a la inflación que se vaya registrado en los meses el próximo año, por lo que no se puede estimar cuál será, con anticipación, la suba que percibirá cada contribuyente.

No obstante, el ministerio de Economía porteño anunció que "los vecinos que paguen el impuesto anual por adelantado tendrán un ajuste de solo el 15%, pago que conllevará un efecto cancelatorio total".

El ABL-Impuesto Inmobiliario se cobra por los inmuebles, cuyo pago se divide en 12 cuotas mensuales y se componía, hasta el 2019, de una tasa retributiva de igual monto para todos los contribuyentes y otra progresiva y con alícuotas fijadas en función del valor fiscal de la propiedad.