Tras varios meses de arrastrar problemas financieros, la fábrica de helados Freddo cerró su planta de producción que tenía en el barrio porteño de Balvanera. La poca demanda causó un desplome de las ventas y eso obligó a tomar la decisión respondiendo a un "proceso de reconversión del negocio".

En ese marco, los locales comerciales de la marca seguirán funcionando porque la idea de la compañía es tercerizar la fabricación y franquiciar todas sus sucursales.

Freddo tiene 80 locales operativos, de los cuales la mitad son propios y el resto, franquiciados; en total, cuenta con 287 empleados de los cuales 60 trabajaban en la planta que fue cerrada. La compañía aún no informó cuál será el futuro laboral de ellos.

Freddo es propiedad del grupo financiero Pegasus, creado en el 2000 por Mario Quintana, quien hasta esta semana fue el vicejefe de Gabinete.