La gente aplaudió el noble gesto del cerrajero.

Se trata del matancero, Néstor Pratolongo quien había visto varias veces en camino a su trabajo a un hombre en situación de calle "muerto de frio", pero las veces que intentó ayudarlo, el chofer nunca se detuvo y no se pudo bajar para ayudarlo.

Por lo tanto, esta vez le comentó al colectivero de la Línea 96 que necesitaba que se detuviese un momento para lograr con su cometido. Este cerrajero de 65 años se convirtió en el protagonista de una emocionante historia que quedó registrada para "inspirar a demás personas".

Toda la escena fue grabada para registrar el noble gesto de este hombre. Al subir nuevamente al colectivo, el cerrajero fue aplaudido por el resto de los pasajeros.  

Pratolongo relató que "le pedí al chofer si podía parar un poquito que quería darle algo a ese hombre. Ahí bajé y le pasé mi campera. Me salió del alma dársela".

"Algunos me dijeron 'que buena acción que tuvo señor' y realmente fue muy gratificante" concluyó Néstor.