El fiscal Alberto Nisman fue homenajeado este jueves por la mañana, al cumplirse tres años de que fuera hallado muerto de un disparo en la cabeza, con una ceremonia en el cementerio israelita de La Tablada en la que estuvieron presentes sus dos hijas, Iara y Kala; su madre, Sara Garfunkel y su hermana, Sandra Nisman, entre otros; y de la que no participó la ex esposa del fiscal, Sandra Arroyo Salgado.

Con un minuto de silencio, una plegaria, la colocación de una ofrenda floral y sin discursos, la ceremonia se desarrolló en el lugar donde yacen los restos de Nisman, cuya muerte fue vinculada "a sus investigaciones por el atentado a la AMIA y a la impunidad de la que gozan quienes lo planificaron y perpetraron", en declaraciones formuladas luego a la prensa por el titular de la mutual judía, Agustín Zbar.  

Es que, si bien los familiares decidieron no tomar contacto con la prensa, tras la ceremonia realizada frente a la tumba de Nisman -situada frente a las placas recordatorias de los judíos de origen argentino fallecidos en las guerras de Israel- algunos dirigentes hicieron declaraciones a los medios.

Allí fue que Zbar indicó que, "durante diez años",  Nisman fue "el único fiscal de la causa AMIA, fue el gran trabajo de su vida y el que lo llevó a la muerte" y confió en que "la investigación sobre su muerte puede alumbrar algo más sobre el atentado" del 18 de julio de 1994, que causó la muerte a 85 personas y heridas a 300.

Además opinó hoy la muerte del fiscal  podría considerarse un crimen de lesa humanidad, aunque aclaró que "es una primera aproximación" que todavía no han "estudiado".

"La muerte de Nisman está indisolublemente ligada a su tarea como fiscal de la causa AMIA, un crimen de lesa humanidad así declarado por la Justicia. Bien podría asociarse esa consideración a su asesinato", señaló Zbar.

"Nosotros no acompañamos la idea de que sea la comunidad judía la que deba impulsar una sanción o condena a los que firmaron el memorándum. Es a todo el país al que le corresponde evaluar la responsabilidad de los funcionarios electos por el pueblo (que firmaron el acuerdo con Irán)", subrayó.
 

"Hay que reflexionar sobre el tipo de Argentina que queremos construir"

El presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban, consideró, también en diálogo con la prensa, que el acto de homenaje era "una buena oportunidad para reflexionar sobre qué tipo de Argentina queremos construir; si el país de la impunidad o el país donde reine el imperio de la Justicia".

En tanto, el fiscal Ricardo Sáenz, también presente en el homenaje, consideró que lo que se modificó desde el momento de la muerte de Nisman hasta la fecha fue "el clima contaminado de la escena del gobierno anterior y todo lo que hicieron para atacar la imagen de Nisman, destinado a desprestigiar (al fiscal) y ensuciar su denuncia".

Así lo expresó en declaraciones, en las que recordó que, por la denuncia del presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado realizada por Nisman cuatro días antes de ser encontrado muerto, este miércoles "están procesados, con procesamiento firme, la ex presidenta Cristina Kirchner, el ex canciller Héctor Timerman; el ex secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini y otros".

"Ahora tenemos una resolución del juez de la causa que nos dice que a su juicio (en la muerte de Nisman) hay un homicidio y, más allá de las demoras provocadas, hoy estamos con un panorama más optimista", consideró Ricardo Sáenz. 

El rabino Marcelo Polakoff, quien oficio la ceremonia religiosa a pedido de la familia del ex fiscal, explicó que "a veces se dice que el tiempo lo cura todo, pero en este caso es un concepto vacío por que hay que agregarle más verdad y justicia".

"La Justicia le va dando más razonabilidad al planteo de Nisman, y es exactamente ese el motivo por el que fue asesinado", concluyó.

Además de la madre, la hermana y las hijas de Nisman, estuvieron también presente en el homenaje el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, quien destacó la importancia de la diferencia en el escenario en el que se produjo la muerte de Nisman y el actual. 

"En el 2015 no todos hablaban y estaban más del lado de la suspicacia; hoy, todos hablan de magnicidio descartando la hipótesis absurda de un suicidio", consideró el funcionario del gobierno nacional.
 
"Hoy, estamos luchando para lograr justicia dentro de las instituciones de la República", concluyó Bergman. 

También participaron de la ceremonia el ex fiscal Pablo Lanusse; Luis Czyzewski, padre de Paola, víctima del ataque terrorista ocurrido el 18 de julio de 1994; y el abogado y ex consejero de la Magistratura Alejandro Fargosi.

Arroyo Salgado: "Va a ser muy difícil avanzar con la investigación"

La ex esposa del fiscal, Sandra Arroyo Salgado, no participó del homenaje a Nisman y declaró que su muerte fue un "magnicidio" en el que "se trazó una raya". Agregó que va a ser "muy difícil" avanzar "en cuanto a despejar todos los que estuvieron detrás de este plan criminal". 

Además, indicó que en esta instancia las calificaciones de la causa judicial son provisorias y estimó que habría que repensarlas. También dijo que  hay que replantear el concurso premeditado de dos o más personas. 

Recordó también que el Código Penal no contempla como agravante de homicidio en el caso que la víctima sea un juez o fiscal con motivo de su cargo o condición y propuso que sería muy importante. 

El hecho
 
Nisman fue hallado sin vida en su departamento de la torre Le Parc, del barrio porteño de Puerto Madero, el 18 de enero de 2015, y un peritaje multidisciplinario realizado por Gendarmería Nacional estableció que fue asesinado, lo que derivó en el procesamiento del técnico informático Diego Lagomarsino, como así también de los custodios Rubén Benítez, Néstor Durán, Luis Miño y Armando Niz.

Diego Lagomarsino, fue procesado como presunto partícipe necesario del "plan homicida" que el juez federal Julián Ercolini entendió que se dio en torno a la muerte de Nisman, y los custodios, como presuntos encubridores y por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Sobre el mármol del monumento del ex fiscal estaba registrado, tal vez, el mensaje más emotivo de la jornada. Se trata de un texto de sus hijas -Iara y Kala- grabado en una placa metálica: "Estamos orgullosas de vos. Admiramos tu valentía y sabemos que seguís junto a nosotros cuidándonos. Te amamos y recordaremos siempre".