Por Francisco Nutti 
@frannutti 

No hay edad para jugar a la pelota y eso lo entiende bien Patricia Silvina Barboza, una abuela que lleva el fútbol en la sangre y que participa de torneos profesionales. En medio del furor por el Mundial femenino de fútbol, la mujer, que tiene 24 nietos, da cátedra cada domingo en las canchas de Concordia, Entre Ríos.

La digna participación de las chicas argentinas en el campeonato del mundo desarrollado en París, Francia, fue el disparador para visibilizar una inusual situación que desde hace tiempo se desarrolla en el interior del país. Allí, en Entre Ríos, la mujer, que juega en el club Unión de Villa Jardín, fue la encargada de dar el puntapié inicial del primer torneo femenino de su localidad, que por cierto, lleva su nombre.

Si bien es una realidad que el fútbol entre mujeres ha ganado un amplio territorio en los últimos meses, Barboza, de 54 años (una edad muy avanzada para practicar la actividad), es considerada una pionera entre sus pares. Porque toda la vida luchó, entre tanto machismo, para que esta práctica femenina se naturalice. Incluso, desde muy chica se calzó los botines, entre varones, para seguir su sentimiento: el amor por el fútbol.

Un amor de toda la familia

En la Liga Concordiense de Fútbol comparte equipo con sus nietas e hijas, algo jamás antes visto y que en su momento dio mucho que hablar en la ciudad. En la actualidad, de sus 10 hijos (seis mujeres y cuatro varones), cinco juegan con ella y dos nietas, de los 24 que tiene en total, también comparten equipo, por lo que verlas todas juntas tirar para el mismo lado es para los espectadores un hecho emocionante y sumamente atractivo, ya que despierta la ternura de los simpatizantes, quienes cada fin de semana se congregan en las diferentes canchas para seguir los partidos.

Si bien es una realidad que el fútbol entre mujeres ha ganado un amplio territorio en los últimos meses, Barboza, de 54 años (una edad muy avanzada para practicar la actividad), es considerada una pionera entre sus pares

Unión está desde la temporada 2014/2015 en la primera división, la única categoría local federada en la localidad, pero que va camino a dividirse en más categorías debido a su rotundo crecimiento. De hecho, el último torneo que la tuvo a Barboza como protagonista incluyó 14 equipos y se dividió en 13 fechas.

Pero ella no es la única de la familia que se lleva todas las miradas. Su hija Ludmila Proz integró hace un tiempo la Selección Concordiense de Fútbol Femenino que logró llegar al Torneo Nacional de Trelew en 2017. Desde el anonimato, la mujer es un ejemplo para su familia, pero también para sus compañeras con las que comparte no sólo encuentros sino tardes de entrenamientos. Todas saben que trae consigo la bandera de un deporte que va en crecimiento.

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos