El Sindicato de Peones de Taxis de la Capital Federal y las cámaras empresarias del sector se concentrarán este jueves a las 11 en la intersección de la Avenida 9 de Julio y Lavalle para marchar hasta la sede del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en Bolívar 1, en protesta contra las aplicaciones de transporte ilegal.

El gremio que representa Omar Viviani declaró, una vez más, el estado de alerta y movilización “en defensa de las fuentes de trabajo de miles de trabajadores que ven diezmado su salario por la presencia ilegal de aplicaciones como Uber, Cabify y Beat, que prestan servicios de transporte desconociendo la legislación vigente”.

La Mesa de Unidad Taxista - conformada por SPT, SPAT, UPAT, ATC, Upymra y Cametax - retomó así el plan de lucha “ante la pasividad del gobierno porteño, luego de reclamar en forma permanente ante las autoridades la solución de este flagelo”, afirmó Viviani y concluyó: “no cesaremos nuestros reclamos hasta erradicar a estos piratas tecnológicos”.