Un rugbier de Ciervos Pampas Rugby Club, el primer equipo argentina por la diversidad sexual, fue atacado a golpes a la salida de un local de comida rápida en el barrio porteño de Palermo. El joven aseguró que estaba esperando su comida cuando un chico lo abrazó para que el resto del grupo pudiera darle una paliza.

“Después de un día horrible, tirado en una camilla, lleno de cables, agujas y con un ojo cerrado y el otro vidrioso de tantas emociones, no quería dejar de agradecer cada uno de los mensajes que recibí, mensajes de aliento llenos de amor", fueron la primera frase que escribió Jonathan Castellari, tras el ataque homofóbico.

Jonathan se recupera de sus heridas en el hospital Güemes donde tiene golpes en todo el cuerpo, dientes partidos, dolor en la mandíbula y una fractura en el hueso abajo del ojo derecho.

"Esos mensajes son la esperanza que me queda para seguir luchando por una sociedad libre de homofobia. Al igual que muchos también sueño con una sociedad diversa donde exista el respeto por el otro. Hoy me voy a dormir muy triste, angustiado y dolido, pero con un dolor que no es físico y que no tiene nada que ver con los golpes", continuó en su cuenta de Facebook.

"'Tomá por puto', 'puto de mierda', 'si tenés tatuajes, bancatelá' fueron algunas de las frases que escuché mientras 5 personas me pegaban en el piso y otras dos arengaban para que me revienten la cabeza a patadas", agregó.

Castellari fue atacado por cinco hombres de entre 20 y 25 años afuera de un local de comidas rápidas en Córdoba 3188 y el caso se viralizó por la publicación de su amigo Sebastián Sierra en Twitter.

En diálogo con Crónica, Sebastian declaró que mientras esperaban el combo de comida, un grupo de chicos "entraron alcoholizados y decían comentarios homofóbicos pero entre ellos" y cuando Jonathan salió a fumar un cigarrillo, uno de los sujetos lo agarró del cuello y el resto comenzó a golpearlo.

El amigo del joven atacado, declaró que le dijeron que "no se acerque", mientras lo apuntaban con un gas pimienta. "Quiero declarar que este fue un ataque homofóbico, no al voleo", concluyó.
 

 

 

El club de rugby para el que juegan también emitió un comunicado para apoyar a la víctima: