El sorbete dejará de existir en la ciudad de Buenos Aires. A partir de este miércoles, hoteles, restaurantes y boliches porteños, entre otros comercios, ya no ofrecerán las bombillas plásticas a sus clientes, como parte de una iniciativa para reducir la contaminación. “Este es un paso más hacia la reducción de plásticos de un solo uso que le hacen un daño enorme al ambiente”, explicaron desde el gobierno porteño, al confirmar la restricción.

Esta primera medida prevé que no se pueda “ofrecer o colocar sorbetes plásticos de un solo uso a la vista del cliente” durante los próximos seis meses, mientras que a partir de entonces quedará expresamente prohibida su utilización, entrega o venta por parte de hoteles de cuatro y cinco estrellas, shoppings, galerías y centros comerciales a cielo abierto, locales que posean una concurrencia de más de 300 personas por evento, entre otros comercios. Solamente en la ciudad, los sorbetes generan dos toneladas de basura por mes.

Ver más productos

El beato Juan de Licio, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beato Juan de Licio

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos