En un movimiento que busca la integridad de los pueblos con el fin de lograr una gran paz social mundial, miles de personas de todas las edades caminaron, se abrazaron y fueron en bicicleta desde el Congreso hasta el Planetario (como símbolo de nuestro mundo). 

Esta actividad, que se repite en más de 130 países, fue armada por siete organizaciones: UPF Argentina, la Iniciativa Parlamentarios para la Paz, la Red Cooperar, Acercando Naciones, Federación de Familias, Federación de mujeres (reconocida por la ONU) y el grupo juvenil CARP que reune jóvenes de distintas nacionalidades.

"La Peace Road (Ruta de la Paz) es una iniciativa global que busca conectar a todos los pueblos del mundo, con el objetivo de alcanzar una mayor interrelación y prosperidad mutua", destacó la embajadora para la Paz, Patricia Pitaluga, al público presente en el inicio de la peregrinación en la plaza Mariano Moreno.

El encuentro, que se lleva a cabo en Argentina desde el año 2015, comenzó a las 9 de la mañana con la plantación de un olivo en la plaza ubicada frente el Congreso, en el marco de la campaña "Plantemos árboles: sembremos la Paz", para luego continuar con una caminata de ocho kilometros que terminó con un abrazo grupal en forma de ronda en el planetario, que simboliza a la tierra, como "centro y distinción de lo que hay que proteger".

Patricia Pitaluga, por Acercando Acciones, como oradora durante la plantación del olivo en Congreso.

En diálogo exclusivo con Crónica, el secreario general de la UPF Argentina, Miguel Werner, sostuvo: "Nuestra idea es realizar el sueño de una familia global", y para ello "nuestro principal proyecto es el de lograr una carretera internacional de la Paz. Hoy cada una de las 130 ciudades realiza esta actividad en diferentes épocas del año. Nuestro proyecto más ambicioso es que lo hagamos todas las naciones juntas. Comenzando desde un país hasta terminar en otro, más allá de que cada país o ciudad pueda tener sus propias temáticas o características". Reforzando este punto, Patiluga explicó que "acá hoy por ejemplo tenemos chicos, abuelos, gente de Capital hasta de Jujuy, católicos, evangelistas, y hasta personas que vinieron con sus mascotas. Cada uno, con pensamientos y costumbres distintas, apunta a lo mismo, y aporta con su granito de arena".

Por otra parte, Werner profundizó: "Así como a veces parece que la violencia se contagia con facilidad en estos días, nosotros tenemos que intentar de que la paz se contagie con la misma permeabilidad en las personas, no podemos dejarnos ganar por el odio, me niego a que ese sea el único camino".

Parte de la peregrinación fue por el Obelisco.

Marcela, que participa por primera vez de la Ruta de la Paz, relató a Crónica su primera experiencia: "Yo tengo 66 años y vine a acompañar a una amiga, pero la verdad me voy asombrada. Tan solo vinimos a la celebración final acá en el planetario y me siento diferente, es por eso que quiero preguntar las otras actividades que se hacen durante el año".

Respecto a la organización del evento y la convocatoria de la gente, Christian Oreb, por Red Cooperar, aseguró que "el crecimiento que estamos teniendo año a año es impresionante", y agregó: "Cuando empezamos en 2015, eramos 150 personas en un par de autos y otros caminando; hoy tenemos la posibilidad de que se haga caminando, en bicicleta, traemos artistas de diferentes provincias a cantar y a bailar, e inclusive yo tengo el orgullo de que hoy nos esté acompañando mi hija".

Parte del abrazo entre todos alrededor del planetario que simbolizó a la tierra.


Ver más productos

San Gregorio Taumaturgo.

La Iglesia recuerda a San Gregorio Taumaturgo

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos