Durante algunos días, muchas famosas argentinas desaparecieron de sus perfiles de Instagram. Se trató de una estrategia simbólica pero contundente con la que se sumaron a la campaña que pretende concientizar respecto de la trata de personas. Impulsada por la Fundación María de los Ángeles, presidida por Susana Trimarco, la campaña mantuvo offline durante dos días a mujeres muy activas en las redes.

"Nos pareció una gran idea para poder visibilizar el delito de trata. Y creemos también que es una buena manera de llegar a la gente más joven a través de estas chicas influencers, quienes tienen muchísimos seguidores", señaló a Crónica Paula Rivera, abogada del equipo técnico de la fundación inaugurada en 2007 y en memoria de Marita Verón, joven desaparecida en 2002.

La iniciativa, que tuvo como protagonistas a Nazarena Vélez, Yoyi Francella, María del Cerro, Narda Lepes, María Becerra, Cande Molfese, Cande Ruggeri, Justina Bustos, Catherine Fulop y Eva De Dominici, entre otras tantas actrices, consistió en que las mismas desactiven sus perfiles de Instagram por 48 horas, para luego ponerle voz a un video oficial con el mensaje de la fundación contra este flagelo que en los últimos años tuvo brutal aumento de víctimas.

"Hace dos días desaparecimos de Instagram. Y todos hablaron de eso. Imaginate si pasase lo mismo cada vez que una mujer desaparece a causa de la trata de personas. Nosotras volvimos, volvimos para hablarte de todas aquellas que todavía no pudieron volver", dice el mensaje, donde se explica que "desde 2012 a la actualidad se cuadruplicó el número de chicas desaparecidas víctimas de redes de explotación sexual".

En alusión a la finalidad de la campaña, Rivera explicó: "Queremos tener llegada al público adolescente porque son los que más están en riesgo. De hecho las redes sociales son una forma de captación". Y agregó que "como otros métodos también existen las falsas ofertas laborales, los falsos noviazgos, las falsas agencias de modelos, las redes sociales y los secuestros".

Por otro lado, la letrada contó que es necesario dar a conocer el trabajo de la fundación porque "si bien estamos por cumplir once años en octubre, quizás no es tan conocida nuestra labor". Además indicó que actualmente buscan recursos económicos para sostener la asistencia integral a las víctimas de trata y de violencia de genero.

"En nuestra fundación se ofrece una asistencia legal, psicológica y social. Todo gratuito. Y a la vez, hacemos talleres para poder brindarles a las mujeres alguna herramienta de trabajo, que aprendan algún oficio que les sirva para una salida laboral", explicó. "En Tucumán, además, hay una casa/hogar para chicas rescatadas y un jardín maternal que hoy tiene 150 niños hijos de víctimas de violencia y de trata. En tanto, la otra sede es la de Buenos Aires, donde también brindamos asistencia integral. Teníamos una sede en Córdoba que tuvimos que cerrar por falta de recursos a fines de 2016", concluyó.

Ver más productos

La beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda a beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

Roma está poblada de aborígenes

Roma está poblada de aborígenes

Ver más productos