Al menos diez cohetes fueron disparados este miércoles contra una base en la que hay desplegados soldados estadounidenses en el oeste de Irak, y un contratista civil murió de un ataque cardíaco tras el episodio, informaron fuentes de los servicios de seguridad.

Los cohetes cayeron en la base de Ain Al Asad, en la que que hay tropas iraquíes y extranjeras, y varios de ellos terminaron dentro de la zona donde están los soldados estadounidenses de la coalición internacional antiyihadista, dijeron las fuentes.

"Las fuerzas de seguridad iraquíes están llevando a cabo la investigación", dijo en Twitter el coronel Wayne Marotto, portavoz estadounidense de la coalición internacional antiyihadista.

Un contratista civil, cuya nacionalidad no se ha precisado, murió debido a una crisis cardíaca tras este ataque, según las fuentes de seguridad, citadas por la agencia de noticias AFP.

Esta agresión, la última de varias del mismo tipo perpetradas en las últimas semanas, llega a dos días de la llegada del papa Francisco a Irak, y muestra la dificultad logística que supone organizar la visita del pontífice.

A las restricciones sanitarias debido a la pandemia del coronavirus se suman las tensiones entre las dos potencias más influyentes en Irak, Irán y Estados Unidos.

Washington señala regularmente a facciones armadas aliadas de Irán como responsables de este tipo de ataques con cohetes.

Fuentes de los servicios de seguridad iraquíes explicaron que los proyectiles se habían disparado desde un pueblo cercano a la base y según fuentes de seguridad occidentales eran cohetes "Grad", concretamente de tipo "Arash", de fabricación iraní y más potentes que los usados recientemente.

Irán y Estados Unidos, enemigos acérrimos, están presentes directa o indirectamente en Irak. Estados Unidos lidera la coalición internacional antiyihadista que lucha contra el Estado Islámico (EI) y tiene en este momento 2.500 militares en el país.

Irán cuenta con el apoyo del Hashd al-Shaabi, una poderosa coalición paramilitar integrada en el Estado iraquí y compuesta principalmente por facciones armadas financiadas y armadas por Irán.

Irak vivió un periodo de calma relativa a partir de octubre, cuando se anunció una tregua de las facciones proiraníes después de la amenaza estadounidense de retirar todos sus soldados y diplomáticos del país. Pero recientemente, los ataques se han reanudado.

En febrero, varios cohetes cayeron cerca de la embajada estadounidense en Bagdad. Otros proyectiles fueron lanzados contra la base militar que alberga a tropas de la coalición en el aeropuerto de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, una región vista durante mucho tiempo como un oasis de paz en un Medio Oriente desgarrado por las guerras.

Dos personas fallecieron en este ataque, entre ellas un civil extranjero que trabajaba para la coalición.

Como respuesta, Estados Unidos llevó a cabo ataques contra milicias proiraníes en el este de Siria en los que murieron al menos 22 combatientes.

Fue la primera operación militar del Gobierno del presidente Joe Biden y mereció la condena de las autoridades iraníes y sirias.

Francisco dijo que el viernes viajará a Irak para "encontrar a un pueblo que sufrió tanto"

El papa Francisco dijo que el viernes irá a Irak para "encontrar a un pueblo que sufrió tanto" y promover el diálogo interreligioso.

"Pasado mañana, si Dios quiere, iré a Irak para un peregrinaje de tres días", afirmó el pontífice durante la Audiencia General de este miércoles en el Vaticano, antes de la visita que hará el fin de semana, la primera en la historia de un Papa al país asiático, en la que estará acompañado por Télam y otros medios a bordo del avión papal.

"Hace tiempo que quiero encontrar a ese pueblo que sufrió tanto, encontrar a esa Iglesia mártir", agregó Francisco en relación a la persecución que sufrieron los cristianos iraquíes desde inicios del siglo XXI, que según algunas estimaciones redujo su número de cerca de 1.2 millones a 300.000.

"En la tierra de Abraham, junto a otros lideres religiosos, haremos otro paso adelante en la fraternidad entre los creyentes", recordó luego sobre el encuentro interreligioso que encabezará el sábado en las ruinas de la antigua ciudad de Ur, en el sur de Irak.

En ese marco, el Papa convocó a los fieles a acompañar "con la oración este viaje apostólico, para que pueda desarrollarse en el mejor de los modos y portar los frutos esperados".

"El pueblo iraqui nos espera. Esperaba a Juan Pablo II, a quien se le prohibió ir", lamentó Francisco, de 84 años, y quien irá vacunado a Irak junto a toda su comitiva frente a la suba de casos de coronavirus en el país.

"No se puede desilusionar a un pueblo por segunda vez. Rezamos para que este viaje se pueda hacer bien", finalizó.

"El pueblo iraqui nos espera. Esperaba a Juan Pablo II, a quien se le prohibió ir", declaró Francisco (Télam/Archivo).

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos