Investigadores de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, lograron alterar el tipo de sangre de tres riñones de donantes, lo que significa un avance importante para aumentar la oferta de riñones disponibles para trasplante, especialmente en grupos étnicos minoritarios que tienen menos probabilidades de ser compatibles con la mayoría de los riñones donados.

Los cientificos utilizaron una máquina de perfusión normotérmica que es un dispositivo que se conecta a un riñón humano para hacer pasar sangre oxigenada a través del órgano con el fin de preservarlo mejor para su uso futuro.

Según estimaron, durante el procedimiento a cargo del profesor Mike Nicholson y la estudiante de doctorado Serena MacMillan, a traves de esa maquina, hicieron circular la sangre infundida con una enzima a través del riñón fallecido.

 

Trascendió que la enzima actuó como una “tijera molecular” para eliminar los marcadores del tipo de sangre que recubren los vasos sanguíneos del riñón, con lo que el órgano se convirtió en el tipo O más común.

Es decir, la enzima elimina los marcadores del tipo de sangre que recubren los vasos sanguíneos del riñón y esto permite cambiar efectivamente su tipo de sangre al tipo O. El proceso duró unas horas cuando se realizó con éxito en tres riñones de donantes.

El trasplante de riñón es uno de los tratamientos de reemplazo de la función renal. Se indica en casos de pacientes que padecen una insuficiencia renal crónica (irreversible) terminal. Pueden recibir un riñón de donante cadavérico o de un donante vivo relacionado.

 

En la actualidad, el riñón de una persona con el tipo de sangre A no puede trasplantarse a otra persona con el tipo de sangre B, ni al revés. Pero cambiar el tipo de sangre por el universal O -como la que desarrollan los investigadores de Cambridge- permitiría realizar más trasplantes. Porque el tipo universal O puede utilizarse para personas de cualquier tipo de sangre.

Las personas de grupos étnicos minoritarios suelen esperar un año más para un trasplante que los pacientes blancos, por lo que el estudio podría tener implicancias particulares para ellos, según los expertos.

Las personas de comunidades minoritarias son más propensas a tener sangre del tipo B y con las bajas tasas de donación de estas poblaciones no hay suficientes riñones para todos.

 

En 2020 y 2021, poco más del 9% del total de donaciones de órganos en el Reino Unido provino de donantes de color negro y minorías étnicas. Pero los pacientes de color negro y minorías étnicas son el 33% de la lista de espera para trasplantes de riñón. Ahora los investigadores necesitan ver cómo reaccionará el riñón de tipo O recién cambiado con el tipo de sangre habitual de un paciente en su suministro de sangre normal.

La máquina les permite hacer esto antes de realizar las pruebas en las personas, ya que pueden tomar los riñones que han sido cambiados al tipo O, e introducir diferentes tipos de sangre para controlar cómo podría reaccionar el riñón.

Ver comentarios