Uno de los buzos que participó en las operaciones de rescate de los doce niños atrapados en una gruta en Tailandia debió ser socorrido luego de una inmersión en Tennessee, Estados Unidos. Se trata del inglés Josh Bratchley, quien este jueves estaba con un grupo de buceadores explorando unas cuevas y no había emergido.

Al notar su desaparición, sus colegas solicitaron ayuda. Cuando fue rescatado, Bratchley se encontraba en una especie de bolsa de aire de la cueva inundada. "Bratchley estaba en buenas condiciones y ni siquiera en un estado de agitación", reportó la prensa local, citada por Ansa, y agregó que luego de un breve chequeo médico se negó a ir al hospital y pidió pizza para comer.


Este buzo británico formó parte del grupo de rescate de los 12 niños integrantes de un equipo de fútbol que quedó atrapado, en 2018, durante 17 días en la gruta de Tham Luang Nang Non, en el norte de Tailandia, y que mantuvieron en vilo al mundo.