La mina, se conoce como Beatrix, está situada en el Estado Libre (a unos 240 kilómetros al suroeste de Johannesburgo) y está operada por la empresa sudafricana Sibanye-Stillwater. 

A través de un comunicado, la Asociación de Mineros y Unión de la Construcción (AMCU), dio a conocer la noticia y manifestó su extrema preocupación por los 950 trabajadores atrapados. 

Desde la compañía, se informó de que los trabajadores no se encuentran en peligro y de que se les ha proporcionado agua y comida mientras continúan las labores de rescate. 

"Ahora hemos conseguido generadores y estamos tratando de conectarlos al montacargas para traer a la gente a la superficie, pero estamos experimentando algunas dificultades con el circuito que pueden estar relacionadas la sobrecarga producida por la tormenta", explicó James Wellsted, portavoz de Sibanye-Stillwater.

Por cu parte, el Gobierno envió inspectores del Departamento de Minería a la zona y confirmó que todos los trabajadores atrapados se encuentran localizados.